09 junio 2009

Hitler y su Eva.-

Se dice que Hitler nunca amó a Eva Braun... pero no es cierto... en su primer testamento datado en 1.938 pensó en ella en primer lugar al dejarle una pensión vitalicia... sin embargo Hitler tenía un sentido del deber muy elevado y ponía a Alemania por encima de todo... no sólo por encima de Eva Braun... también por encima de si mismo... ya que el Führer tuvo que privarse de muchos placeres por sus múltiples obligaciones... (clavatido a nuestro ZP, vamos...).

Pero no hay duda de que amó a Eva Braun... cuando conquistó París estaba tan emocionado que le dijo a Eva:

"Tienes que venir a ver esto. La ópera es algo maravilloso, haremos un desfile triunfal".

Pero cambió de idea porque le pareció peligros que Eva viajara y se expusiera a un atentado.

Hitler se preocupó mucho por la seguridad de su amante... tanto la quería que incluso le prohibió que esquiara por temor a una caída... incluso le aconsejó no tomar el sol para no exponerse a un cáncer de piel... tampoco la dejaba salir sola... sino que la hacía acompañar por un miembro de la policía criminal vestido de civil.

Más adelante, Hitler le aconsejó que no permaneciera en una ciudad que pudiera ser bombardeada.

Prueba también de su amor lo constituye la actitud de ambos durante el atentado del 20 de julio... al enterarse del atentado, Eva Braun sufrió una crisis nerviosa y trató de comunicarse con su amado... tras lograrlo y comprobar que se encontraba bien, le dijo: "Te amo, que Dios te proteja"... después Eva se puso a saltar y a bailar de alegría.

Hitler le envió su uniforme hecho jirones y esta carta:

«Querida Tschapperl:
»Me encuentro bien, no te inquietes, aunque tal vez un poco cansado.Espero regresar pronto y poder de ese modo descansar, poniéndome en tus manos. Estoy muy necesitado de calma, pero mis deberes hacia el pueblo alemán están por encima de todo. No olvides que mis riesgos no pueden compararse con los de los soldados del frente. Te agradezco tus pruebas de afecto y te ruego que des las gracias a tu honorable padre y a tu afectuosa madre por sus deseos y sus votos. Me siento muy orgulloso y te ruego les transmitas la seguridad del honor que para mí significa poseer el cariño de una muchacha que pertenece a una familia tan distinguida. Te he enviado mi uniforme del día de la desgracia. Es una prueba de que la Providencia me protege, y de que no debemos temer a nuestros enemigos.
Contigo de todo corazón.»

Eva le respondió así:

«Amor mío: Estoy fuera de mí, desesperada, abatida y triste. No puedo vivir, ahora que sé que te hallas en peligro. Vuelve lo antes posible, pues me siento un poco trastornada. Aquí el tiempo es hermoso y todo parece tan tranquilo que me siento avergonzada. ¡Qué triste lo de Schmundt! No me atrevo a hablar a su viuda. Siempre te he dicho que no podría vivir si te ocurriese algo. Desde nuestros primeros encuentros me prometí seguirte a todas partes, incluso a la muerte. Sabes que sólo vivo para amarte. Tu «Eva»

Como se puede ver... parecen las cartas de dos personas que se aman profundamente... todo digno de una película o novela de amor... si no fuera porque ambos amantes fueron Adolf Hitler y Eva Braun.

Es increíble que el Führer pueda parecer en ocasiones tan "corriente", comparado desde su grandeza...

4 comentarios:

  1. Pero cambió de idea porque le pareció peligros que Eva viajara y se expusiera a un atentado.

    Hitler se preocupó mucho por la seguridad de su amante... tanto la quería que incluso le prohibió que esquiara por temor a una caída... incluso le aconsejó no tomar el sol para no exponerse a un cáncer de piel... tampoco la dejaba salir sola... sino que la hacía acompañar por un miembro de la policía criminal vestido de civil.




    Yo creo que la ataba en corto, como buen hombre-moro, por ser ligera de cascos como buena cabaretera que era...

    "La maté porque era mía" hubiese dicho el Führer, de no haberse suicidado, tras obligarla a suicidarse ante sus ojos.

    Yo sería incapaz de ver morir, ante mis ojos, a la persona que amo...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, yo siento lo mismo por ti, si eso esta noche nos vemos de nuevo, besitos desde el monitor.
    Tu Katia.

    PD me gusta mucho tu blog nicole

    ResponderEliminar
  3. Tú y yo no nos conocemos de nada, jamás ensuciaría la pantalla de mi portátil para besar a una desconocida... mis besos son contados y exclusivos.

    ResponderEliminar
  4. Permíteme que complemente tu frase...

    "Cuando somos malos todos están pendientes de nosotros y nos miran de reojo(a nosotros y a nuestro hacha) y cuando hemos muerto no nos olvidan a nosotros ni a nuestro hacha. Cuando somos buenos se respira confianza en el entorno, calma y cuando hemos muerto los que nos han querido no nos olvidan"

    Espero que no te moleste, soy capaz de corregirte a veces acertando y otras veces no, pero no sería capaz de hacer lo que tú.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...