29 junio 2009

Si los Borbones son franceses... no sé que esperamos...


En el libro "El negocio del Poder"... sus autores hablan del inmenso patrimonio (coches, palacios, motos...) de que dispone la Familia Real Española.


Resulta que un pueblo de Villagarcía de Arosa (Pontevedra), le dió a Alfonso XII (abuelo del rey actual), una isla (la de Cortejada), para que allí instalara su residencia veraniega... y con eso tener un espléndido negocio turístico para la isla.

Pero Alfonso XIII los engañó... les dijo... sí sí!! Dadme la isla que yo iré allí todas las vacaciones!! Y no fue más que un día de septiembre de 1.907... no se le volvió a ver el pelo por esos lares.

El alcalde de Arosa y sus ciudadanos, se sintieron "timados"... así que le escribieron una carta al ministro de Hacienda de la República el 2 de Septiembre de 1.932.

“[…] Que este pueblo de Villagarcía de Arosa con sacrificio sin igual, como que lo ha llevado a cabo con evidente desproporción de sus medios económicos, donó un día graciosamente a don Alfonso XIII, que era rey, la isla de Cortejada que se asienta en esta expléndida [sic] e incomparable bahía arosana.
“Y el pueblo que a la sazón creía en el rey, no reparó en el sacrificio y pagó la isla a precio de oro, porque el rey le había solemnemente prometido erigir en ella un suntuoso palacio convirtiéndola en residencia veraniega, viendo en ello el pueblo una posible y justa compensación a su desprendimiento.
“Pero transcurrieron los años, fueron allá cerca de veinte, y el palacio no ha sido construido. La palabra del rey no se cumplió (que también los reyes incurren [sic] estos pecadillos) y un pueblo modesto y pobre como el de Villagarcía, no sólo hubo de perder sus dineros, sino que sufrió además un brusco retroceso en múltiples actividades y como en ninguna, en su desarrollo urbano por la elevación del precio de los terrenos y solares edificables, al conjuro del ofrecimiento del entonces rey de España.
“Proclamada la ansiada República y hecho cargo el Estado de los bienes del ex monarca, cree este Ayuntamiento y con él todo el pueblo de Villagarcía, que ha llegado el momento de que como justa compensación a tantas pérdidas y sacrificios, se le devuelva la preciosa isla que al fin y a la postre ha pagado y ha donado a quien no supo estimarla.

Bueno... 70 años después de esta carta... el conde de Barcelona (hijo de Alfonso XIII y padre del rey actual), compareció ante un notario de Madrid para vender la isla de Cortejada a un constructor de Santiago de Compostela, por 60 millones de pesetas...

Ah!! Que se me olvidó decir que la República si que le expropió la isla al timador de Alfonsito!! Pero Paquito Medallas (léase Franco se la devolvió).

El precio de la isla es irrisorio... con una superficie de 147.2 hectáreas... estaba considerada el "jardín botánico" de Galicia... tenía el mayor bosque de laurel de Europa... con un ecosistema excepcional y tal y tal...

Los nuevos propietarios... se enfrentarían más tarde a un rosario de recursos contencioso-administrativos, ante la Sala del Tribunal Superior de Galicia y más tarde ante el Tribunal Supremo... al final le devolvieron la isla a los gallegos... pero la desfachatez de Don Juan, de su padre y del Espíritu Santo... ha quedado más que patente... y es que... ya lo dijo Dios... "por sus hechos los conoceréis!!".... amén...

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...