05 julio 2009

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ha perdido.-

En el siguiente vídeo Chirac le dice a la rubia que le traigan una silla para que se siente a su lado... y le insiste cogiéndola de la mano... mientras su mujer está dando un discurso y le mira con unos ojos que si pudiera lo mataba... la cara de Chirac no tiene desperdicio, como la de un niño cuando lo pillan haciendo algo malo:





Aquí se ve como unos moros lapidan hasta la muerte a un compatriota... (que no harían con nosotros si pudieran y los dejáramos... aunque cada vez resulta más difícil sujetarlos):



Uff... estos sudacas son imposibles:

Así engañan a los panchitos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...