02 septiembre 2009

Una historia "casi" real.-

Arturo es un hombre de 49 años ejpañol, que curra en el sector de la construcción, para más señas es destajista de pladur (ese gran invento). Está casado (como dios manda) y tiene un vástago de 20 años.

Este buen hombre que con tanto esfuerzo gana su sueldo diario decidió hace tres años comprarse una vivienda para poder formar así su hogar, ese gran sueño de todos los ejpañoles que además reconoce como derecho nuestra constitución.

Dicho y hecho se dirigió a la sucursal de la inmobiliaria de su barrio TecnoPiso para ver que podían ofrecerle. Tras varias visitas encontró un chollollo. Un apartamento de dos habitaciones con todas las comodidades: portero automático, escalera hasta la misma vivienda y vistas a un patio fabuloso.

La cocina-comedor-salon de 8 metros cuadrados, todo muy recogido pero muy bonito. Como parte de sus ingresos eran en B tenía cierto miedo de no poder acceder a la financiación ya que el piso costaba 200.000 lereles, que con gastos y demás se iban a una cifra mareante.

Además no tenían ni un euro ahorrado, porque a Arturo y a su mujer les gustaba repartir alegría por la vida y no reparaban en gastos.

La inmobiliaria Tecnopiso los llevo a ver una financiera que haría todo lo posible por conseguirles la financiación para tan ansiado inmueble. La empresa Pilón (financiamos tus sueños) les consiguió una hipoteca al euribor + 1,5% con el banco Alifas, y consiguieron que un tasador de Chotasa les tasara el zulo en 290.000 euros. Total 200.000 lereles de la vivienda.

Mas 20.000 euros para amueblar el pisito, más 10.000 de la financiera, más 30.000 para gastos se quedó todo en un préstamo de 260.000 euritos, que no estaba nada mal, una cuota de 1.500 napos que teniendo en cuanta los 3.000 leurazos que entraban cada mes en esa casa era pan comido pagar.

Una vez realizada la operación y todos viviendo en el pisito se encontraron con la necesidad de comprar un vehículo más apropiado al nuevo nivel social al que estaba ascendiendo la familia. Vieron un Poyota que les encantó por 30.000 euros.

¿La financiación? Ningún problema Poyota Finance les daba el crédito sin importarles la Cirbe de mareo que tenían. Una cuota de 500 leuros no era demasiado la verdad, teniendo en cuanta el pedazo de coche fardón que se habían comprado.

El hijo de Arturo, Arturito, no tenía ni la menor idea de cómo funcionaba la economía de una familia, ni le importaba lo más mínimo mientras le siguieran dando la pagaza todas las semanas y el se pudiera ir con sus colegas a hacer el botellón.

Pero el chabal era buen estdiante, y había llegado el momento de ir a la universidad. Parece que ninguna de las diplomaturas que se ofertaban en la universidad de su ciudad le interesaban, y decició que había una diplomatura apetecible en una universidad de Tenerife.

¿Problemas con la pasta? Ninguno, la familia estaba dispuesta a darle la mejor educación. Así que se sacaron una Visa Pitibank para poder ir haciendo frente a los gastos que el mozo iba teniendo. ¡Que mejor inversión que el futuro de su hijo!

Para ese momento Arturo padre ya empezaba a observar que los números no daban para más, y que además el negocio corría peligro ya que la construcción estaba de capa caida. No obstante había aprendido una buena lección: las tarjetas de crédito y los créditos rápidos son la solución.

Comenzó pidiendo un crédito de 30.000 euros para poder cancelar algunas deudas que le estaban empezando a surgir. Con esto iba tapando algunas cuotas a las que no llegaba de los préstamos anteriores, pero no era sufiencte.

En los sucesivos meses llamó a pedir préstamos a Cofee disc, a Cetelon , y sacó las tarjetas de Eloski, Carrelur y la de el Corte Angles.

Unas cosas tapaban a las otras hasta que ya no fue posible, empezó a dejar de pagar algunas cuotas, y además para más desgracia comenzó a tener una reducción de ingresos importantes debido a que quedaba poco pladur que colocar.

Esta mañana ha recibido la llamada del departamento de recobros de Alifas, Pitibank, Cofeedisc, Cetelon, Santander Consumer (que el no sabia que estaba detrás de las tarjetas de los supermercados) y también de un bufete de abogados que dice que se va a quedar con su vivienda, con sus pertenencias y con sus órganos vitales.

Además no paran de llegar al buzón unas cartas naranjas fluorescentes de una empresa llamada Cobraliarama. Arturo está desesperado y no sabe que hacer.

El piensa: ¿Cómo he llegado a esta situación si soy un ejpañol honrado? La mujer de Arturo critica en los corrillos con otras amas de casa a Pipi Estrada, por ser tan sinverguenza con Lucia Lapiedra (o el nombre que tenga ahora)

A Arturito se la suda todo, porque está de puta madre en Tenerife sacándose una carrera que no le servirá para mucho, pero… que le quiten lo bailao.

Esta historia es casi real...

1 comentario:

  1. "Zapatero es mi pastor, nada me falta;
    porque nada me deja.
    Me hace descansar en brotes verdes,
    me guía a arroyos de turbación política
    , me da nuevas fuerzas para ir cada mañana a la cola del inem y me lleva por caminos rectos para que no me quite el numero un rumano,
    haciendose honor a su nombre.

    Aunque pase porla mas oscura de las crisis,
    no temeré peligro alguno, porque tú, Zapatero,
    dices que la recesión ha alcanzado su final;
    tu ingles y tu frances me inspiran confianza.

    Me has preparado un banquete en el albergue, ante los ojos de mis enemigos;
    has vertido perfume sobre mi cabeza,
    para que mañana cuando tenga que llevar el curriculum al menos, huela bien,
    y has llenado mi copa a rebosar del agua de la unica fuente publica que aun funciona .

    Tu bonanza economica y tu gran liderazco me acompañan a lo largo de mis días de crisis,

    y en tu casa, oh Señor, por siempre experimentare la crisis. "

    Salmo perdido encontrado recientemente bajo una oficina del paro.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...