26 octubre 2009

Chinorris tenían que ser... no falla.-

Situado en el nordeste de China, el zoo de Harbin es el mayor parque de tigres siberianos del mundo y uno de los lugares más siniestros de la Tierra.

Miles de turistas acuden hasta aquí cada día para contemplar a los tigres alimentándose en directo, un espectáculo que incluye la matanza de animales vivos como vacas, cabras y pollos.

Lo peor de este tipo de fenómeno es que se extiende por toda China y se ha convertido en una especie de circo romano que entusiasma a la multitud.

El parque de Harbin, en concreto, alberga a más de 500 tigres siberianos y presume de ser el mayor del mundo.

Todos los días, a la hora de la comida, los visitantes son introducidos en autobuses y llevados a un descampado donde los cuidadores sueltan una vaca viva y esperan a que los tigres la despedacen.



Una vez que los tigres han dado cuenta del animal, el entusiasmado público aún tiene la posibilidad de adquirir una gallina y ofrecérsela a los tigres para que continúe el espectáculo. Familias enteras, niños incluidos, gritan alborozados con cada embestida del tigre y esperan con emoción a que los felinos destrocen a alguna de sus víctimas sobre su propio coche.



Desde hace algunos años, diversas organizaciones de defensa de los animales vienen denunciando que este tipo de espectáculos se repiten a lo largo y ancho de China.

Oficialmente hay alrededor de 200 “parques” de tigres dedicados al "entretenimiento y la educación" de la población y que surgieron con la supuesta intención de ayudar a su conservación.

Sin embargo, la realidad ha hecho que este tipo de instalaciones se hayan convertido en auténticas 'granjas' donde se hacina a los tigres como si se tratara de gallinas.

Solo en el parque de Xiongsen, en el sur de China, se conservan más de 1.500 tigres en cautividad.

Al final, a los dueños de estas enormes "granjas" les ha podido la ambición y presionan al Gobierno para que levante la prohibición de comerciar con carne de tigre.

Los ecologistas sospechan que los dueños del parque de Xiongsen ya están aprovechando los huesos de los animales para elaborar el denominado “vino de tigre”, un mejunje apreciado por sus supuestos poderes curativos desde tiempo inmemorial.

Y a medida que crece la presión, la población de tigres salvajes se acerca al borde mismo de la desaparición: apenas 50 ejemplares en la inmensidad del país.

La tendencia de los humanos a ver en directo la vida de otros en todas sus formas más intimas y crueles ya alcanza también a los animales... tal y como se deduce de esta noticia.

Que es lo próximo... visitas guiadas en las épocas de celo??

Estamos en una sociedad enferma y esto es un síntoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...