04 junio 2010

Hitler opina...



Hitler sabía perfectamente lo que le ocurriría si perdiera la guerra. No sólo eso, incluso si la ganaba, sabía que en algún momento de la historia, se hablaría mal de él.

Tanto es así, que en una fecha tan temprana como 1941 opinaba lo siguiente:

- ¿Quién puede escapar a la crítica? Yo mismo, si desapareciera hoy, no ignoro que llegará un momento, dentro de cien años quizá, en que se me atacará violentamente. La historia no hará una excepción en mi favor. Pero, ¿qué importancia tiene esto? Bastan otros cien años más para que las sombras se borren. No me preocupo de ello, yo marcho adelante.

Claro, que en la época que hizo ese comentario la guerra le era favorable. Aunque Hitler siempre tuvo enemigos.

No le era ajeno en absoluto el hecho de que si perdía la guerra, el mundo se volvería contra él, como ha ocurrido.

Ese mismo día hizo otro comentario que hoy en día cobra demasiada actualidad, dado el periodismo que se practica:

No hay derecho a fotografiar a un hombre sorprendido en la intimidad. Es muy fácil ridiculizar a cualquiera. Que cada uno se pregunte a sí mismo qué haría si tuviese la mala suerte de ser fotografiado, sin saberlo, en una situación delicada. Estos son procedimientos repugnantes, y he prohibido que semejantes fotos se utilicen.

En otra ocasión opinó:

- ¡Piedad para los pesimistas! Se estropean a sí mismos la existencia. La vida, en resumidas cuentas, no es soportable sino a condición de ser optimista. El pesimista complica inútilmente las cosas.

De sobra sabemos que Hitler era un hombre optimista.

A lo largo de la guerra lo demostró con creces. Hitler infundía tanto optimismo que hasta los generales y colaboradores más pesimistas salían completamente transformados tras una entrevista con él.

- ¿Cómo hubiera podido triunfar sin esta dosis de optimismo, que nunca me ha abandonado y sin esta fe que transporta montañas?

- Hoy no sería capaz del esfuerzo que supone, por ejemplo, hacer un discurso todas las noches. La conciencia de no ser ya capaz de algo, es desmoralizadora. Creo ciegamente en mi pueblo. Si perdiera esta fe, no me quedaría más que morir.

- Aquella unión con el pueblo que sentía entonces, no me ha abandonado. Gracias a los lazos que me unen con él, soy capaz de compartir sus penas y sus alegrías. Me coloco espontáneamente en su lugar.

Otra opinión de Hitler interesante:

- A la larga las guerras se olvidan. Sólo quedan las obras del genio humano.

En una ocasión Hitler pronunció casi su epitafio:

- Toda mi vida puede resumirse en el esfuerzo que ha sido sin cesar el mío, de persuadir al prójimo.

Respecto a lo que dice acerca del olvido de las guerras y del ingenio humano que permanece, a modo de curiosidad... La Autobahn, autopista Alemana de cinco carriles en cada sentido, que fue una de sus obras maestras, exigió para su construcción el levantamiento de puentes enormes, lo cual no era un reto técnico inabarcable ya en aquella época.

Pero lo que si lo constituye es que debido a la escasez de materias primas muchos de esos puentes y arcos se erigieron en piedra.

Los mayores puentes de piedra construidos en Europa desde tiempos del Imperio Romano son los que sostienen la Autobahn. (Conocida popularmente entonces como la autopista de Hitler, ya pensada para la circulación a 175 Km/h)

Otra frase interesante de Hitler sobre el sistema de mayorías democrático que también aparece en el Mein Kampf es "Quince necios no pueden tener más razón que un sabio".

El sistema democrático actual es un sistema bienintencionado pero está podrido y agujereado la manipulación de la información, el uso de la mentira como herramienta política casi legítima... la falta de respeto al contrario, anteponer siempre el interés propio a sabiendas de que ese interés puede ser perjudicial a la comunidad, y así un largo etc...

Una democracia no debería obligar a votar a nadie...

La Democracia hace agua por todas partes, es un sistema que ya no se aguanta en pie y aunque me niego a ser parte de este sistema, es tan totalitario que no me permite desvincularme... he de pensar como unos cuantos creen que he de pensar... he de votar a los partidos que ellos deciden que se pueden presentar... he de aceptar palabras como tolerancia...solidaridad, palabras huecas, que no significan lo que pueden parecer a primera vista...Y así, al infinito...

No me gusta la política que existe hoy en día. Yo me bajo de este tren y no pienso votar más.

Admiro profundamente a Hitler, y cuanto más leo, más me atrae (incluso cuando leo cosas que no le son favorables), pues es sorprendente cómo un hombre puede lograr lo que él logró.

Por eso, salvo algunos errores evidentes y cruciales que cometió en ciertos momentos de su vida, cuando leo alguna crítica sobre su figura, veo al que critica, como si fuese un pianista aficionado criticando a uno profesional de la talla de Argerich: me hace gracia la falta de visión y comprensión de los hechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...