24 julio 2010

Instaurada la pena de muerte en España.-

Un feto de 14 semanas:

Y mientras se amplían las posibilidades, siempre vomitivas, de cometer el mayor crimen que un ser humano pueda llevar a cabo (matar a sus propios hijos cuando éstos ni siquiera hayan nacido) nosotros... quienes teníamos la posibilidad de impedirlo aunque fuera apelando al último de los medios, nos hemos quedado de brazos cruzados.

Es cierto que algunos han organizado manifestaciones y campañas, con cuyas formas podemos estar más o menos de acuerdo, e incluso, cándidamente, han acudido a los tribunales de un estado asesino y tiránico.

Como si un estado deslegitimado totalmente veinticinco años atrás fuera a poner límites a su propia iniquidad.

Como si para detener un asesinato masivo se pudiera acudir a Baal para solicitar piedad y justicia.

Para ellos mi admiración aunque sea en su ingenuidad... pero los esfuerzos de todas estas personas sólo han servido para demostrar que frente al mal en estado puro, algunas veces vestido de estupidez y otras de hipocresía, pero siempre adornado por la mentira, el debate no sirve.

Discutir sobre lo evidente sólo vale para engrandecer al estúpido y permitir al bellaco cubrirse con una capa de falsa rectitud.

Pues como dijo aquel filósofo sefardita, lo absurdo no merece ser rebatido.

A diferencia de los hijos de la gran puta que han apoyado y aplaudido esta ley, tengo millones de argumentos para demostrar la honra de mi santa madre pero entrar a debatirla constituye un insulto por sí mismo.

Y de la misma manera, no se me ocurrirá avivar, ningún debate sobre la bondad o maldad que pueda albergar matar a un inocente.

Una ley quimérica, que ha permitido asesinar a más de cien mil seres humanos cada año en España, no podía detener su crecimiento.

Lo que se alimenta con sangre de inocentes no puede, como si de un monstruo mitológico se tratara, dejar de agrandarse y, en unos años, veremos cómo el aborto se convierte en algo prácticamente obligatorio.

Sólo hay una solución, seccionar de raíz la cabeza del Leviatán.

Y mientras espero que otro lo haga... mi vida continuará igual que hasta hoy, mirando hacia otro lado.

Y, algún día, tendré que rendir cuentas.

El aborto no es un derecho de la mujer... es el asesinato impune de un inocente indefenso.
Bebé descuartizado a las 9 semanas de gestación:
Bebé asesinado a las 11 semanas de gestación:

Bebé asesinado a las 22 semanas de gestación:

Abortos:

El presidente del Patronato Juan XXIII, tras escuchar a la ministra de sanidad defender la ley del aborto libre, no se ha mordido la lengua y ha arremetido contra la gran mentira del rojerío sobre el aborto.

La reacción de la ministra ha sido patética...


Un monumento para el abuelo!!

Y todo esto gracias a nuestro ZParo, que será recordado en la Historia como el más inútil, sectario y MORTÍFERO, de cuántos gobernantes hemos tenido.

1 comentario:

  1. Si, un monumento para el abuelo, y gracias a ti, y a los que como tu denunciais esta tragedia, sois de alguna manera la boca para denunciar de los que no tenemos estos medios. Por desgracia, pienso que en España hay una mayoria de gente a favor del aborto, al menos es lo que veo en mi vida diaria.Pareciera que hoy en dia no importa lo que hagas, dañe a alguien o no, con tal de hacerlo con una sonrisa, como la ministra, y buenos modales. Pero, cuando una civilizacion de ha degenerado ha terminado por caer, y sinceramente eso espero porque me da asco esta inhumanidad. Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...