04 octubre 2010

Astronautas en la tierra.-


El terreno es hostil como el de Marte, el frío es aterrador y la soledad es idéntica a la marciana. Pero no estamos en el planeta rojo.

Durante días... estos astronautas han sobrevivido en condiciones extremas sin moverse de nuestro planeta.

Caminan sobre la superficie de la isla de Devon, a escasos kilómetros del Polo Norte, en uno de los lugares más inhóspitos de la Tierra.

La expedición forma parte de un programa organizado por la Mars Society consistente en la búsqueda de escenarios análogos a la superficie marciana.

Aquí... durante cuatro largos meses, los científicos viven en una completa simulación: nunca salen del módulo sin sus trajes espaciales, sobreviven con sus propios recursos y se comunican con la base con un desfase de veinte minutos, los mismos que padecerían si se comunicaran desde el planeta rojo.

Situada en los confines del Ártico, la isla de Devon ha sido elegida por los investigadores por sus similitudes con la orografía marciana.

Además de ser un desierto polar con temperaturas de hasta -50 °C, recibió el impacto de un meteorito de unos 2 kilómetros de diámetro hace 39 millones de años.

Debido a la escasa erosión, la zona ha adquirido un aspecto muy parecido al que los científicos esperan encontrarse en Marte.




Antes de llegar a la isla, todas las condiciones han sido cuidadosamente estudiadas. Aquí se prueban los equipos, los trajes y hasta los vehículos exploradores.
Los astronautas realizan largas caminatas sobre la superficie ártica y recogen muestras de roca tal y como lo harían en una hipotética misión. Incluso han modificado sus horarios para adaptarlos al día marciano, que tiene 39 minutos más.

Sus movimientos y experiencias sirven para sacar valiosísimas conclusiones.

De sus expediciones entre las rocas, por ejemplo, se obtiene información sobre el diseño y resistencia de los trajes.

Su convivencia sobre el terreno sirve también para determinar cuál es el número idóneo de componentes para una futura misión. En el siguiente vídeo, podéis ver a dos de ellos trabajando y recogiendo muestras:



Aunque la perspectiva de una próxima misión a Marte se ha hecho bastante lejana en los últimos tiempos, los científicos creen que este tipo de avances sobre el terreno nunca son en balde

En la conocida como Estación del Desierto, en Utah, se trabaja con temperaturas mucho más templadas, pero la disposición geográfica también resulta muy útil.

Todos los años un equipo compuesto por astrónomos, físicos biólogos e ingenieros convive en la estación y realiza todo tipo de pruebas.

Por cierto... tanto en la estación de Devon como en la de Utah, ondea bien alta la bandera de Marte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...