09 febrero 2011

Métodos de tortura en la Edad Media.-

En la Edad Media se buscaba la manera de reducir el crimen de una forma muy dura. En lugar de dejar que los criminales vivan felizmente en una calentita celda de la cárcel, como ocurre hoy día, la “justicia” utilizaba la tortura en diferentes dispositivos... con la finalidad de sacar información o "castigar".

Es sorprendente la cantidad de ideas que tenían para crear aparatos de tortura de todas las formas y tamaños, habidos y por haber.

Dicen que fue diseñado en Grecia... era un toro de metal con la panza hueca, a la que se accedía a través de una puerta en la parte lateral. La persona condenada era encerrada en la panza del toro. Luego, en la parte inferior externa encendían fuego hasta elevar la temperatura enormemente hasta asar a la persona. Para darle más realismo a la tortura, los agujeros de la nariz del toro emanaban mucho humo y los gritos del asado retumbaban como mugidos de toro:



El criminal era atado a la rueda y golpeado con un martillo hasta romperle los huesos, sin llegar a matarlo. Después de los golpes, el condenado era abandonado para que los pájaros picotearan su carne hasta morir:


Este rectángulo de madera, era fijo en un extremo, donde eran sujetados los pies. En el otro extremo había un barra móvil, donde les ataban las manos. Tras sujetar firmemente al condenado, se movía una palanca, con un sistema de poleas, que estiraba las articulaciones de la persona hasta dislocarla… muy lentamente:


La cuna de Judas se llamaba este... consistía en un asiento elevado con forma de pirámide. La víctima, colocaban a la pobre víctima desnuda y atada en la parte superior del mismo… muy lentamente... estirando y rompiendo el orificio anal:


Aquí los colocaban en una especie de ataúd con rejas de metal, donde permanecían sin comer por un tiempo determinado… o hasta alcanzar la muerte (dependiendo del delito). Muchas veces la víctima era expuesta al público donde era sometida a pedradas:


En este ataúd de acero, encerraban a la persona, tenía una puerta que era abierta y cerrada a voluntad, por el verdugo. La puerta tenía hierros punzantes, como cuchillos y clavos que herían a la víctima hasta causarle la muerte:


Este artilugio, tenía dos lados llenos de púas. La cantidad usada dependía del delito cometido. El dispositivo tenía una especie de tornillo gigante con el que presionaba la pierna de la víctima hasta romper la piel y los huesos. Esta herramienta de tortura podría variarse, ya que también se utiliza en codos, brazos y piernas:


Este dispositivo fue utilizado durante la Inquisición española. Es una barra de metal que tiene horquillas en cada extremo. El “tenedor” era colocado debajo de la barbilla de la víctima para perforarla (también dañaba la parte superior del pecho). No perforaba órganos vitales, por lo que era poco probable ver morir a la víctima, pero sin duda este método de tortura era bastante duro:


 Con esta sierra mataban a los acusados de brujería, adulterio, asesinato, blasfemia, o robo. Colgaban al acusado cabeza abajo, esto retrasaba la pérdida de sangre, y  los partían por la mitad como a los pollos, cuando llegaban al abdomen paraban, con el fin de prolongar su muerte lo máximo posible:


 Colocaban los dedos de la persona en el dispositivo, ajustaban la manija, hasta que estos terminaban aplastados, la tortura podía durar mucho tiempo y era utilizada tanto para pies como para manos, rodillas codos y cabeza:


Resumiendo y "pá" terminar pronto... el pasado era una mierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...