10 marzo 2011

Afán recaudatorio y despilfarro.-

La medida de reducir la velocidad de las autovías y las autopistas de los 120 a los 107 y 110 kilómetros y en el interior de los pueblos de los 50 a los 30, no es otra cosa que la encubierta codicia recaudatoria del gobierno. Demasiada confusión, aparte de lo que conllevará el cambiar las señales de tráfico.

Los líos de los países árabes, sobretodo el de la Libia con Gadaffi, han disparado el precio del crudo y ahora con la excusa de tener que reducir el consumo de petróleo, del que por desgracia nuestro país es excesivamente dependiente, el gobierno apela a esa razón para aplicar las medidas de reducción de velocidad.

No hay que ser demasiado listo como para entender que reducir la velocidad del vehículo, conlleva un mayor consumo de carburante y por supuesto, del petróleo, pues cuanto más pequeña es la marcha con la que circulas, mayor carburante consumo el motor. Las quintas y sextas marchas se idearon precisamente para eso: para poder circular a una buena velocidad, consumiendo un mínimo de combustible. Y tampoco es por razones de seguridad... puesto que al tener que conducir más nervioso y pendiente de los radares y del velocímetro, lo que se consigue es mayor inseguridad, pero eso sí: mayor gente pillada por los radares, que en los últimos tiempos, estos han aparecido por todas las carreteras del país como si fueran setas en un húmedo otoño, todo esto se traduce en abusivas multas, que colmen un poco nada más, el afán recaudatorio del gobierno zapateril.

Y luego están esas estadísticas que presenta el gobierno sobre la disminución de los accidentes de trabajo, puesto que lo que no muestran las estadísticas es que debido a la crisis miles de camiones y de coches han dejado de circular por carreteras... y naturalmente al haber menos flujo de vehículos, son menores las posibilidades de accidentes... que no es por otra cosa.

Y si lo que nos roban al menos lo emplearan en levantar el país, pues bendito sea, pero es que no es el caso; se dedican a darle dinero a las mujeres marroquíes para que se eduquen, a las zonas rurales de Vietnam para que hagan acequias y a una protectora de pájaros argelina, para que cuiden de unos pájaros en peligro de extinción (todo verídico, que ya he aportado las pruebas en alguna ocasión, en algún que otro post). Y luego están los chorizos que tenemos metidos entre el funcionariado, el gobierno, los puestos directivos y demás ladrones, que se dedican a vivir a cuerpo de rey con el dinero de todos nosotros. "Cada pueblo tiene los gobernantes que merece".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...