15 marzo 2011

Y es que el fútbol es deporte de maricones.-


No voy a perder mi valioso tiempo tratando de explicar que el fútbol es un deporte escasamente estratégico (por mucho que algunos hagan cálculos y otros se empeñen en usar pizarra), por lo general aburrido (el 99% de los partidos terminan con un glorioso empate a cero) y adictivo sólo para mentes con pocas luces, que no pueden vivir sin alentar al "eterno campeón" y que en su mayoría son la escoria de la sociedad.

Hay blogs por ahí esturreados por internet, que se leen cosas como estas:

No te vengues negándome el chocho saludo porque tuviste que mamarte tres partidos al hilo el sábado en la tarde. Si te ofende mi descariño, búscate a algún trolo que prefiera deportes gays como el básquetbol, vóleibol, tenis, hándbol, esquí, el pololeo cristiano o la macaca mutua.

Yo digo: Es el fútbol un deporte de hombres, que con tanta seguridad nombran a los otros como “deportes gay”??

No. No lo es... Cualquiera que haya mirado un partido cualquiera sabe que en el fútbol está prohibido pegar.  Una patadita discreta y sacan la amarilla, al mismo tiempo que el comentarista de turno habla del “juego fuerte de los madridistas”. Un toque cualquiera y a la piscina se ha dicho, simulando dolor, gimiendo en el suelo, solicitando atención médica, pidiendo cambio, rogando porque el reloj siga corriendo... agarrones y besos cuando hacen un cambio.

Se ha partido una uña y le duele

Hay algo más amariconado que eso?? Los futbolistas... muñecas de porcelana que corren cinco metros y se cansan... eso cuando no se dedican a darse besos en el campo.


 Bueno... el esgrima o el hockey sobre hielo los supera claramente. Pero que un tipejo diga que otros deportes son gay cuando es fanático del fútbol es demasiado. 

Uy, no vaya a darme ese balón!!

Y es que realmente hay pocos deportes de hombres y otros tantos que se acercan a la definición. Por ejemplo:

Maratón: Los futbolistas corren diez minutos y empiezan a llorar: que la humedad, que la altura, que la lluvia, que el estado del campo. Un corredor de maratón corre casi tres horas horas seguidas sin detenerse, enfrentandose estoico al cansancio, al clima y al resto de los competidores. Algunas variantes de atletismo son también dignas de mención.

Todo Vale/MMA: El deporte de hombres por excelencia. Uno de los deportes físicamente más exigentes, requiere velocidad, destreza, resistencia y mucha valentía... algo que la mayoría de los futbolistas sólo conoce fisgoneando en las duchas.
Si te llega un puñetazo, una patada, un codazo o lo que sea, sigues de pie y pegas de vuelta. Si caes, te levantas y sigues peleando. Si no puedes ponerte de pie, pegas desde el suelo. Las fracturas, esguinces, contusiones y traumatismos varios son pan de cada día. Y no hay lágrimas ni intentos de conseguir una ventaja desleal (penal, expulsión del contrario), sino que más golpes. Como en Fight Club, la pelea no termina hasta que tiene que terminar, muchas veces con un tipo inconsciente en el suelo. Las MMA (Mixed Martial Arts, Artes Marciales Combinadas) mezclan a todos los expertos en las diferentes disciplinas del combate sin armas: boxeo, karate, kick boxing, Krav Maga, Judo, Jiujitsu y un larguísimo etcétera, todos en una pelea encerrados en una jaula, idénticos a los gladiadores romanos.

Sangre?? No importa, tengo que matar a este tipo
Rugby: El deporte para bestias jugado por caballeros. No hablo del fútbol americano, sino del viejo, simple y violento rugby. Es una especie de Todo Vale colectivo más un balón. Sin cascos, sin hombreras, sin chalecos antibalas. Como mucho un protector bucal para no perder los dientes.

Si te agarran de la camiseta, no te tiras al suelo a llorar, sigues corriendo y pegas codazos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...