14 marzo 2012

Reformas que no llegan.-

El gobierno para arreglar las cosas no ha encarcelado a ningún banquero ni a ningún político ni a nadie que haya propiciado de una manera u otra la bajada al pozo, han preferido tirarse para lo fácil, obligando a los ciudadanos a rascarse el bolsillo con la subida del IRPF y lo más seguro es que lo siguiente será la subida del IVA con la excusa de que tenemos que igualarnos a los países europeos.

Luego, han acometido la esperada reforma laboral en la que lo único que vemos es una mayor facilidad para despedir al personal. Esto puede ser que mejore la productividad pero, desde luego... no crea empleo sino que favorece la sustitución de unos trabajadores por otros. 

La reforma está pensada para que el típico cincuentón acomodado en su trabajo espabile y si no lo hace, pueda ser sustituido por un joven con más ganas e ilusión. Pero esto no arregla el problema. Al cincuentón ya le resultará imposible recolocarse, pasará a cobrar el paro, primero en forma de prestación y después en forma de subsidio, lo que supone un gasto para el Estado. 

El joven, un día será cincuentón y correrá la misma suerte.

Para crear empleo... se trata de que la empresa en la que está el cincuentón crezca y necesite contratar más gente sin necesidad de echar a nadie. Para que dicha empresa crezca, es necesario que haya más clientes y, en el mundo que vivimos hoy día,  no sólo hay que mirar a los clientes de aquí sino a los de fuera. Hay que fomentar el consumo interno, bajando los impuestos, e incentivar las exportaciones.

Los españoles, siguen esperando tres cosas que no terminan de llegar:

1) Reducir las Administraciones Públicas quitando cargos inútiles y duplicidades. Eliminar las comunidades autónomas cuanto antes y el que no quiera ser español, que se vaya con su deuda a otra parte.

2) Reformar el sistema financiero para que vuelva a fluir el crédito. El crédito fomenta la demanda y facilita la creación de nuevas empresas.

3) Hacerles un guiño a los sufridos contribuyentes retirando definitivamente determinadas ayudas y subvenciones. Por ejemplo... a partidos políticos y sindicatos, los cuales deben financiarse con las cuotas de sus afiliados. Pero siguiendo con todas esa ristra de subvenciones a organismos y asociaciones de toda índole donde hay miles de individuos viviendo a la sopa boba a costa de nuestros impuestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...