27 agosto 2012

Ha muerto Neil Armstrong, el que supuestamente pisó la luna.-


Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna ha muerto, tenía 82 años. Ha sido el último gran héroe de una era.

Fue un piloto excepcional, por ese motivo y por su sangre fría fue escogido para la gran misión. Por lo menos en tres ocasiones sus nervios de acero y su pericia salvaron su vida y la de todos sus compañeros (como en el escondite). A continuación tres momentos de la vida de Armstrong en que le ganó un órdago a la muerte.


En la fotografía superior, su último desayuno antes de salir a la Luna, Armstrong parece un simple oficinista. Llevaba camisa blanca y corbata, y masticaba un trozo de pollo mientras ojea la correspondencia. Debajo de esta apariencia anodina se oculta un veterano de guerra y un experimentado piloto de las fuerzas aéreas estadounidenses.

Aunque no aparentaba la edad, a sus 39 años Armstrong había volado en 79 misiones de combate en la guerra coreana, tenía tres medallas por sus servicios y había probado más de 250 modelos de aeronaves, donde se incluían helicópteros, planeadores y el avión cohete X15 que volaba justo en el límite de la atmósfera a velocidades que superaban los 6.000 kilómetros por hora.

Mientras se come el pollo empanado del desayuno, Armstrong no parece ser un tipo que le haya ganado varias partidas a la muerte. A punto estuvo de estrellarse en Corea, cuando su cohete X15 se negó a encenderse tras ser arrojado desde un B-52. Aunque los dos momentos clave que le han convertido en una leyenda entre sus compañeros han tenido lugar más recientemente, hace apenas pocos meses, y el tercero está a punto de llegar.

Su primera cita con la muerte tuvo lugar en marzo de 1.966, durante la misión Gemini 8, durante el ensayo del primer acoplamiento en órbita de una nave tripulada, una maniobra bastante complicada que ni siquiera los rusos habían conseguido realizar. La idea era que Armstrong y su compañero, que se llamaba, David Scott acoplaran la nave Gemini al cohete Agena.

Las cosas iban bien, la nave se acopló al cohete, pero cuando se separaron empezaron los problemas. De repente, la nave Gemini empiezó a girar sobre si misma dando una vuelta de 360 grados cada segundo. Los giros eran tan rápidos que ambos astronautas corrían el riesgo de desmayarse o de chocar contra el cohete y ya daban por imposible que el piloto Armstrong se hiciera con el control de la nave, a visión se le nublaba y tenía fundidos a gris.

Durante varios largos segundos, Houston pierde la conexión con los dos astronautas y algunos ya temían estar ante las primeras bajas estadounidenses de la carrera espacial. Pero un instante después, los controladores escucharon la voz de Armstrong por los altavoces. Con una sorprendente calma según dijo más tarde el director de vuelo, el astronauta explica que ha recobrado el control de la nave; y que durante un instante de lucidez y a la vista de que los propulsores de Gemini se habían quedado atascados, Armstrong había utilizado el juego de motores auxiliares ideados para la reentrada en la Tierra, y de ese modo había salvado la situación.

La segunda cita con la muerte tiene lugar, algunos meses antes del lanzamiento del Apolo 11. El día 6 de mayo de 1968, Armstrong participa en unos vuelos de prueba del módulo lunar de entrenamiento, se trataba de un amasijo de hierros que vuela a duras penas y que los astronautas bautizaron como el "somier volador".

La idea era probar en un prototipo las maniobras lo que luego tendrían que hacer con el módulo lunar. Mientras se eleva con el módulo en un lugar cerca de Houston, el aparato asciende, se ladea y empieza a propulsarse ya fuera de control. Justo un segundo y medio antes de que el aparato se estrelle contra el suelo y se prenda fuego, Neil Armstrong activa el botón de eyección y sale propulsado del vehículo mientras se despliega un paracaídas.

El primer hombre en pisar la luna está a apenas un segundo de perderse la aventura de su vida y morir en el intento, pero gracias a su sangre fría y destreza que lo vuelven a poner a salvo no ocurrió nada.

La tercera y última gran prueba la gana Neil Armstrong el día más importante de su vida. El 20 de julio de 1.969, después de tres días de viaje desde la Tierra, su compañero Buzz Aldrin y él se disponen a aterrizar sobre la luna a bordo del  Eagle, (así se llamaba el vehiculo). La maniobra entraña obviamente un indudable riesgo para sus vidas, y hay un plan para comunicar su muerte a la nación y el presidente Nixon tiene preparado un discurso alternativo por si fracasan.

A diez minutos del alunizaje y a 15.000 metros de altitud sobre la superficie lunar, una luz naranja empieza a brillar en la pantalla del ordenador, la palabra "PROG" aparece sobreimpresionada y el dispositivo anuncia que se trata del error 1202. Nadie sabe de qué se trata exactamente, nunca había ocurrido nada parecido en las simulaciones. "Dadnos una lectura para la alarma 1202", dijo Armstrong con la mayor frialdad. El control de Houston supone que el ordenador está acumulando demasiadas tareas y decide no cancelar la misión.

Varios instantes después, descubren cuál es el problema del programa. Los radares del módulo corrigen de pronto su posición y muestran que han estado volando a más velocidad de la que tenían programada y se han saltado el lugar de alunizaje. El ordenador les está llevando hacia un gran cráter con un muchas rocas y a una zona completamente insegura. 

HoustonArmstrong activa un programa de control semi-automático, toma el control de la nave y la coloca prácticamente en vertical, buscando un lugar adecuado para aterrizar. Quedan noventa segundos de combustible y cuando el contador llegue a veinte segundos el módulo les enviará automáticamente hacia arriba para salvarles con lo que queda. 

Cuando en tierra cantan 30 segundos, Buzz Aldrin observa la luz de contacto, unos segundos después, justo al límite del tiempo de combustible, Armstrong logra posar por fin el Eagle en un lugar seguro.

"Houston, aquí base Tranquilidad. El Eagle ha alunizado".

La personalidad distante y fría de Neil Armstrong ha sido motivo de muchas especulaciones. El escritor Norman Mailer, que convivió con varios de los astronautas que fueron a la Luna, dijo de él que "era extraordinariamente remoto"; "No era como los demás", escribió. 

Armstrong era calculador y metódico y conservaba la calma en las situaciones más difíciles. "Neil nunca admite la sorpresa", comentaba de él su compañero Michael Collins, el astronauta que les esperó a Aldrin y a él en la órbita de la Luna. Nunca le gustaba alardear ni le daba importancia a los logros conseguidos. 

Durante los cuarenta años siguientes se dedicó a huir de la prensa y a permanecer escondido de una hazaña que le venía grande. Tal vez todas estas características le convirtieron en el héroe que la humanidad necesitaba para pisar la Luna.

Claro que tampoco hay que olvidar la cantidad de especulaciones que rondan en torno a la luna, que si el hombre jamás la ha pisado y que hay pruebas de ello, que si la pisaron y se encontraron a "gente" allí viviendo, que si los astronautas trajeron secretos que nunca desvelaron a la opinión pública y la verdad vete a buscar cual es.

Si es cierto que el hombre pisó la luna en 1968, porque no la han vuelto a pisar de nuevo en 43 años que han transcurrido desde entonces??

6 comentarios:

  1. porque supuestamente?
    Se hizo el hito, quedaron por delante de los rusos y no volvieron porque la cosa estaba resuelta
    Nadie volvio
    ¿Para que hacerlo?

    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Ir a la luna no era sólo un asunto de la guerra fría para ver quien llegaba primero (que también), era una misión militar, con una finalidad, que por supuesto no ha sido desvelada.

    En la luna hay materias primas y metales preciosos, hay muchos motivos para volver.

    La NASA tiene montones de solicitudes de gente rica, que pagaría lo que fuera por ir a la luna, sin embargo, no llevan ni a Cristo, (otro motivo para volver).

    Ni van los rusos, ni han vuelto a ir los americanos, ni los chinos... ahora tienen mucha más tecnología que hace 40 años, no les costaría ningún trabajo ir y pisar la luna de nuevo.

    No van porque allí vieron algo o alguien que les impide volver, no hay que olvidar como se le puso el corazón a Neil cuando vio algo espectacular y asombroso, dijo que nadie lo iba a creer... desde la central le dijeron que se retirara de ahí... esa conversación está grabada.

    Neil, el hombre de acero, frío y calculador... que se le puso el corazón a 170 pulsaciones por minuto por ver "algo"... que vería exactamente??

    ResponderEliminar
  3. Ah!! Y rectifico lo de "supuestamente", después de leer y ver mucho sobre el tema, (tras escribir el post), el hombre SÍ PISÓ LA LUNA realmente, de hecho los chinos han visto muy recientemente que la bandera que hincaron los americanos sigue allí.

    También es cierto que las fotografías fueron retocadas... porqué las retocarían?? Que es lo que no querían que vieramos??

    En fin... Neil estuvo apartado de la Vida Social como un ermitaño, los otros astronautas el que no se puso loco, tenía depresión y el que no alcoholico.

    En una rueda de prensa que dio en una ocasión el compañero de Neil, el que pisó la luna con él que no me acuerdo ahora del nombre, les respondió a los periodistas cuando le preguntaron sobre lo que vio en la luna: "Si os lo contará después tendría que mataros".

    ResponderEliminar
  4. Tu hipótesis es el producto de una alarmante desinformación. En primer lugar no hemos ido sólo una vez: los seres humanos hemos pisado el suelo lunar y retornado a la Tierra en seis diferentes oportunidades, en las misiones Apolo 11, 12, 14, 15, 16 y 17 (la misión Apolo 13 no pudo alunizar por problemas técnicos, como se retrata en la película del mismo nombre). Con respecto a porque no hemos vuelto a ir después de la misión Apolo 17 en el año 1972, el motivo principal es que las misiones son extremadamente costosas. A principios de 1970 la NASA sufrió un gran recorte de presupuesto, ya que para los políticos el programa lunar había dejado de ser prioridad; fue entonces cuando debieron cancelarse las misiones Apolo 18, 19 y 20. A partir de ese momento, tanto los recursos económicos como los esfuerzos de la NASA se centraron en otras misiones.

    ResponderEliminar
  5. Vengo siguiendo el blog desde hace un tiempo y te consideraba un tío inteligente, pero con este post siento decirte que demuestras ser un asno.

    Tiene tela seguir dudando a estas alturas de que Armstrong pisó la luna con todas las pruebas que hay y la abundante información al respecto que se puede encontrar en internet. Las teorías conspiranoicas y magufas han sido rebatidas punto por punto en multitud de sitios webs, y el que se haya informado y siga sin creérselo es que simplemente es un asno o que disfruta imaginando fantasías.

    De hecho si todo hubiera sido un montaje los rusos lo hubieran sido los primeros en destapar el fraude, ya que tenían tecnología más que suficiente para hacer un seguimiento exhaustivo del evento y eran los más interesados en dejar en ridículo a los americanos.

    En fin...

    ResponderEliminar
  6. He estado viendo vídeos y leyendo información sobre el tema y a día de hoy mi resultado es de duda... hoy me lo creo y mañana no... no sabría decirte.

    Eso de quedarme sólo con una idea sin buscar y comparar con las demás no va conmigo. Tengo muchas dudas sobre si la pisó o no viendo el juguete forrado de papel albal (léase módulo) con el que alunizó y no viendo por ningún sitio los tanques de combustible para el despegue, (como esta duda tengo a docenas).

    Por otro lado Neil dejó en la superficie lunar unos espejos que les indican a los científicos la distancia exacta de la luna e informaciones semejantes.

    También los chinos hace poco lograron ver la bandera de los americanos que seguía allí puesta.

    Pisara el hombre la luna o no, cada persona es libre de opinar lo que quiera o crea en base a unos argumentos que lo pueden convencer más o menos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...