01 octubre 2012

Las mujeres con la cintura más pequeña del mundo.-



Hola amigas, soy Ana Fran, (o Ana Francis, aunque creo que esta era una burra de unos dibujos animados), a lo que iba, estáis hartas de esos aparatos de la teletienda que te juran y perjuran que van a dejar tu cintura como la de una avispa, pero que luego resultan ser un timo?? Vaya por Dios... bueno, no hay que preocuparse, existe un método que funciona realmente; no tienes más que encasquetarte un corsé y estar unos añitos aguantando la respiración tanto como puedas, de esta manera conseguirás tener una cintura que para si quisiera la Barbie Malibú.

La tipeja de la foto se llama Loana Spangenberg, es modelo en Rumanía, tiene 29 años, mide 1,70 y no llega a los 40 kilos de peso... su cintura le mide medio metro exacto. Ella cuenta muy orgullosa que lo suyo es una belleza natural, que nunca ha utilizado corpiños ajustados para moldear su figura y que además come como si tuviera una tenia dentro (que igual la tiene). Debido a su delgadez extrema y a esa ridícula cintura se ha convertido en una modelo muy cotizada, (pá ver cosas estar vivos o estar en internet).




Esta otra pava dice que la Spangenberg le parece que está algo gorda. Esta otra pirada no tiene ningún reparo en confesarnos su método de transformarse en un engendro; desde 1983 utiliza corpiños que los va achicando cada vez durante las 24 horas del día, por lo visto sólo se los quita para lavarse y sin entretenerse mucho. La anciana tiene 72 años y tras casi 30 años presionando su cintura, ésta ha logrado encoger 38 centímetros de diámetro, por lo que le han dado el récord Guinnes a la cintura más estrecha del mundo mundial.






A su vez Ethe Granger pensaba que la ganadora del guines tenía cintura de foca marina. La siguiente tarada se llama Ethel Granger y nació en 1905, falleciendo en 1974, a día de hoy tiene el récord de la cintura más estrecha de todos los tiempos. Toda su vida se la pasó con corsés para poder conseguir finalmente sus 33 centímetros de cintura. Esta mujer también lucía piercings en una época en la que no estaban de moda. Todo esto la llevó a ser bastante conocida, salió incluso en la portada del Vogue de la época.




Y ahora le toca el turno a la tronado que puso de moda los corpiños, Catalina de Medicis; parece ser que la cintura de Catalina no medía más de 30 centímetros, algo así como si juntáis las manos con los índices y los pulgares tocándose.


Pero claro, como era de esperar, todos estos desvíos mentales tienen sus consecuencias:




Las costillas terminan contrayéndose, deformando y oprimiendo los pulmones, con los consecuentes problemas de respiración. Los músculos de toda la zona abdominal se debilitan, quedándose hechos pasas. Los órganos internos se cambian de lugar, lo que les provoca ardores, indigestiones y todo lo que pase por tu imaginación con tal sólo mirar la imagen.

Estos son los casos más conocidos, pero es una práctica que realizan muchas mujeres hoy día, tiene incluso un nombre oficial: "tighlacing o corseting". (Que sabia es la naturaleza, como sabe castigar a todas estas taradas mentales).

4 comentarios:

  1. Busca Krokodile en google, te va a encantar.

    ResponderEliminar
  2. Que asco!! Eso no sirve más que para dejarte mal cuerpo.

    ResponderEliminar
  3. impresionante! La verdad que no entiendo como pueden llegar a eso. Me parecen muy feas

    ResponderEliminar
  4. Q feoooooo eso no es ni.llamativo es ridiculo cmo hay tanta gente q no tiene cerebroo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...