03 octubre 2012

Mazinger Z te marcaba.-

Los mitos no mueren nunca y menos aún en el caso de Mazinger; desde el principio la serie ya apuntaba maneras, ya que toda ella estaba rodeada de situaciones divertidas y curiosas.

Todo comenzaba cuando el abuelo de Koji Kabuto, Juzo Kabuto y un compañero de trabajo encontraron en la isla de Rodas restos de una civilización antigua, esa tecnología encontrada superaba todo lo descubierto hasta el momento, contando con gigantes de hierro que servían para defender la isla.

Ese compañero de trabajo no es otro que el famoso Doctor Infierno, que será el primero en darse cuenta de que con ese ejército de robots podría conquistar el mundo.


Asustado por los planes megalómanos de su ex-colega, Juzo se escapa; pero, conociendo las intenciones del Doctor Infierno, se siente responsable de poder inventar algo que pueda defender la Tierra.. claro que no podía ser cualquier cosa... tenía que ser invulnerable.

Inmortal.

Una auténtica fortaleza de hierro. Sus cimientos fueron construidos con la más fuerte de las aleaciones conocidas existentes: la aleación Z.

"No, insuficiente, esos cimientos son insuficientes", debió de pensar Juzo. Debería que ser algo más potente, un Japanium evolucionado.

Una Súper aleación Z.. y cual sería su motor de guerra?? Ya está, un núcleo fotoatómico. De este modo nacería un verdadero defensor de la paz y la justicia, un guerrero incansable, con una actitud limpia y valiente y la capacidad para moverse como un general en pie de guerra, sin mostrar ninguna debilidad.

Juzo ya ha empezado a crear el robot en su laboratorio. A pesar de lo cual, siente que su creación no está completa del todo. Le falta algo, aunque no sabe muy bien que puede ser. Por desgracia, no tarda en llegar el día en el que su compañero de fatigas, decide comenzar su ataque contra la humanidad, empezando por Juzo y poder acabar así con la única persona que podría arruinar sus planes.

Tras uno de esos terremotos que asolan Japón con frecuencia, Koji Kabuto, que es el nieto del doctor, acude a visitarlo para averiguar si está bien. Al llegar; ve un gran boquete y se apresura a asomarse para ver qué es todo aquello.

De esta manera es como Koji encuentra el laboratorio secreto que el doctor Juzo escondía en su casa. Pero muy pronto, aquella imagen es sustituida por el descubrimiento del cuerpo moribundo de su abuelo, que está atrapado debajo de una viga. En ese instante, el doctor se da cuenta de que es lo que le falta a su creación, a su gran gigante invencible: un espíritu... un espíritu humano, indoblegable e indomable por naturaleza. Alguien calculador pero testarudo. Una persona que haya conocido el sufrimiento y que sepa que es la bondad. Y su nieto Koji es la persona perfecta para ocupar dicho puesto.


Juzo utiliza su último aliento para explicar a su nieto todo lo acontecido en la isla de Rodas y advertirle así de la existencia del Doctor Infierno. Le dice que Mazinger Z no se trata de un juguete y que, una vez haya tomado la decisión de pilotarlo, estará en sus manos el destino del mundo.

A él le corresponderá elegir si ser un demonio destructor o un Dios salvador.

Con este arrollador y original prólogo, es como daba comienzo la primera serie de televisión y salvando algunos detalles mínimos, el cómic, varios capítulos repletos de lucha, emoción, sacrificio, sobresaltos y sorpresas. O, al menos, así es como preferimos recordarlo.

Este es el famoso opening que toda una generación de niños españoles se sabía y cantaba de memoria:



Mazinger Z fue la primera seria de animación japonesa que nos presentó a una co-protagonista femenina, de carácter cabezota y duro. Sayaka Yumi, era la contraposición de Koji Kabuto, el chico joven japonés típico con tintes machistas, sin llegar a los extremos claro.

Aunque el total de los capítulos que existen de la serie es de 92, en España se emitieron sólo 28 en la primera tirada, además de  censurados y desordenados, como era costumbre en la época.

La serie está plagada de contradicciones: mientras que al principio se dice que las bestias mecánicas usadas por el Doctor Infierno fueron encontradas en Rodas, algo más tarde veremos como el Doctor Infierno bautiza a algunas como sus "últimas creaciones" o incluso lo vemos construyendo alguna.

Koji conoce también al profesor Morimori en el laboratorio fotoatómico y unos capítulos mas tarde, el profesor muere y Koji kabuto recuerda su infancia junto a él y sus sabios consejos, un caso digno de caso de Expediente X.




Mazinger fue el primer robot pilotado desde dentro, ya que hubo otros anteriores como Tetsujin 28, pero este era pilotado desde fuera por un niño que usaba un mando a distancia, como si se tratara de un coche teledirigido.

El diseño de la cabeza de Mazinger Z está basado en un trabajo anterior de Nagai, que se llamaba Mao Dante. En esa serie, la cabeza del protagonista adornaba la del demonio que había poseído su cuerpo, algo parecido a lo que pasa con Koji cuando acopla el Pilder en la cabeza de Mazinger Z.

Existen ataques de los cuales Mazinger Z hace poco uso o prácticamente ninguno, como, como pueden ser, lanzar misiles desde sus dedos. En la gran mayoría de los casos, eran ataques sacados de la manga para animar algo sencillo que agilizase la producción de cada episodio.


En Tarragona hay una gran estatua de Mazinger Z , la misma formaba parte de un parque infantil, donde la temática cogía diferentes series de animación de la época como, por ejemplo,  La abeja Maya.

La serie de Mazinger se emitió por primera vez en enero de 1979, la acogida que tuvo en España fue enorme, siendo el primer caso de éxito de la animación japonesa en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...