26 noviembre 2012

La Democracia está basada en la Ignorancia.-

Según un estudio realizado recientemente sobre la democracia por investigadores de la Universidad de Princenton, la democracia necesita para funcionar de multitudes de ignorantes y de ese modo, no colapsar en la anarquía o en la tiranía de los grupos minoritarios.

Es creído popularmente, incluso por personas con un conocimiento mediano del asunto, que el sistema político funciona mejor si los que lo integran son gente interesada en su entorno social y conocedores de temas claves políticos.

Pero este estudio ha echado por tierra semejante idea y aseguran los expertos estudiosos del tema, que sin grandes multitudes de personas ignorantes, la democracia sencillamente colapsaría.

Han estudiado igualmente patrones de auto-organización de sistemas biológicos de amplio alcance como ejércitos de hormigas, parvadas, cardúmenes, langostas y muchedumbres humanas.

En el interior de una sociedad democrática debe existir un número limitado pero suficiente de personas que sepan todo sobre determinados temas y que por lo tanto, actúen como líderes para el resto; mayoría esta que logra desintegrarse cuando surgen demasiados puntos de vista que tiran hacia direcciones diferentes. De ahí que hallan sacado el término de "punto medio de la ignorancia" o sea, un sector imprescindible de personas que impidan el derrumbe del sistema en una anarquía de minorías o en la imposición de una de estas para todas las demás.

La inclinación por lo popular (que nace de la ignorancia y del desinterés), es la base fundamental de una democracia sana.

Lo más curioso de todo es que estos resultados los obtuvieron observando el comportamiento de los peces, de las carpillas doradas exactamente, que tienen un gusto natural por el color amarillo. Los investigadores entrenaron a estos pescaos para que la mayoría de ellos se volviera contra su instinto y nadaran hacia un blanco-azul, mientras que el resto siguió conservando su preferencia por el color amarillo (con un blanco de dicho color que podían seguir).

Los científicos juntaron los dos grupos, el grupo menos numeroso de peces, el pro-amarillo, fue capaz de dominar a los pro-azules, haciéndolos nadar hacia el blanco amarillo durante el 80% del tiempo que duró la prueba, (por lo visto el instinto natural les hizo más fuertes a la hora de influir en sus compañeros). Pero... cuando se agregaba un pez que no había recibido el condicionamiento previo... la preminencia de los pro-amarillo decaía... y al principio, la mayoría pro-azul tomaba el control de la población.

Al agregar a esos individuos cambió la forma de tomar decisiones del grupo. Estos inhibieron a la minoría y apoyaron el comportamiento de la mayoría, lo que permitió a su vez que la mayoría ganara presencia y que su perspectiva fuera la dominante. Se piensa "bueno, esto es interesante", porque lo normal, lo que nadie pensaría nunca, es que agregar individuos desinformados a los procesos de toma de decisión tenga ese tipo de efecto democratizante.

Pero dicho fenómeno tiene su límite... pues si tienes 20 individuos desinformados y solamente uno o dos tienen opiniones contundentes, entonces hay mucho "ruido" y el proceso de paraliza.

Y es que, más allá de los ideales teóricos que nos repiten una y otra vez, la democracia carece de fundamentos reales según la conclusión final de los estudiosos del tema.

-Y ahí queda eso, el que quiera entender que entienda. Aunque para decir lo evidente no hacía falta tanto estudio científico. O es que estamos tan "atontaos" que no creemos en nuestras evidencias palpables del día a día?? (Obviamente sí, la mayoría del populacho está "atontao" y encima es algo demostrado científicamente).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...