02 mayo 2013

Nuestra Sociedad está Herida de Muerte.-

Habitamos un mundo en el que gobierna la vulgaridad y la pobreza manda en los valores y los ideales. 

Conforme se va descendiendo en el escalafón de la edad, la simpleza y la ordinariez se van haciendo más patentes. 

Y el problema no es una cuestión de nivel social o el acceso a una educación más cara o de mayor calidad y es que precisamente lo más grave del asunto se concentra en esas clases que en teoría deberían demostrar una mayor y más completa educación, pero que sin embargo, lo que muestran es un espacio interior propio del más chabacano ladronzuelo navajero de barrio bajo.

Si echamos una mirada a las generaciones de nuestros mayores, observamos generalmente una línea más o menos precisa que responde a unos parámetros uniformes.

Y es que es innegable, es un placer poder mantener un diálogo con un abuelo ex-combatiente que te cuenta, da igual bajo la perspectiva que sea, sus opiniones y sus siempre sabias palabras. También da gusto conversar con cualquier licenciado en Medicina o Derecho que hoy cuente con 60 ó 70 años.

Pocas experiencias hay mejores que poder conversar con una persona de un pueblo de provincia sobre las cosillas de la vida, sin importar mucho de qué se hable ni el tono que tenga la conversación.

Pero os reto a que intentéis mantener una conversación sobre historia, política, cultura o religión con el 80% de la población española de gente entre 15 y 35 años.

Igual soy demasiado extremista, pero considero que la tosquedad y la mediocridad reinantes en la España de hoy día es descomunal. 

Algunos dicen que de ésta tendencia tiene la culpa la tele y sus programas basura, pero lo cierto es que la realidad supera a esa ficción televisiva.

El español sufre un problema educacional importante; la plebe no conoce su historia, por lo tanto no puede respetar ni defender a su patria, (incluso hay algunos que quieren separarse de ella)... gente que no conoce el cristianismo, por lo tanto no respeta sus tradiciones y menos aún las defiende.

No conoce a sus más altas instituciones, por lo tanto no respeta a la monarquía y tampoco sabe defenderla. 


Al no conocer este pueblo sus costumbres, se encuentra a la deriva en un mar de pérdida de identidad y de confusiones.

En España hace falta más inversión en educación general; pero no sólo para los zagales que van al colegio, sino para las gentes de cualquier edad. A la vez que los programas rosa y basura deberían de ser sustituidos por ley por documentales culturales.

Campañas publicitarias patrióticas y culturales. Eliminación de dibujos animados basura y en su lugar poner dibujos como: Ruy, el pequeño Cid, Don Quijote de la Mancha, Dartacán y los tres Mosqueperros.

Es cierto que esta tendencia no es sólo a nivel español, también se ha extendido por Europa; pero... si no hacemos algo por evitarlo, estaremos avocados a un gran fracaso social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...