18 octubre 2013

Yuri Gagarin nacido para ser un héroe.-

¿Vienes del espacio exterior?», le preguntó una anciana a Gagarin... "Ciertamente, sí. Pero no se alarme, soy soviético".

El de 12 de abril, se cumplieron 50 años del primer vuelo espacial que iba tripulado. Fue un hecho decisivo en la historia de la investigación espacial y fue protagonizado por un gran personaje: Yuri Gagarin. Iba a bordo de la nave Vostok-1, era un joven astronauta de 27 años que lograría realizar uno de los mayores hitos de la astronáutica.

El recibimiento de  tuvo Gagarin en su país natal fue de unas dimensiones enormes, se le recibió como a un héroe (estatuas, monedas...).

Su regreso a la Tierra tras el viaje fue digno de una película. El lugar en el que aterrizó Gagarin no fue el esperado debido a una serie de contratiempos, así que en vez de ser recibido por un equipo de rescate, apareció en medio de un campo dejado de la mano de Dios cercano a Smelovka, un pequeño pueblo soviético de la región de Sarátov.

Allí, una vieja campesina y su nieta contemplaron cómo aquel extraño ser vestido con un uniforme naranja caía del cielo, así fue como se originó la curiosa anécdota que encabeza este post. Al poco tiempo, docenas de campesinos y trabajadores sorprendidos iban acudiendo para ver a Gagarin.

Poco tiempo después, un grupo de militares lo localizó y lo dejaron que se pusiera en contacto con sus superiores para que confirmara el éxito de la misión.

A partir de ese momento, el flujo de celebraciones estaba abierto: Discursos, viajes, desfiles... El más espectacular de todos ellos fue el que se celebró el mismo 12 de abril en Moscú, algo después de su llegada:



Pero su gran logro no se quedó dentro de las fronteras soviéticas, se extendió por todo el mundo, debido sobretodo a los viajes que hacía Gagarin a través de todos los continentes, París, El Cairo, Nueva Delhi, La Habana, aquí en Londres:


En la India:


En Egipto:


En todos esos sitios, la gente aclamaba a Yuri Gagarin como uno de los más grandes personajes de la historia e iba levantando la pasión de todo el mundo, incluso de los niños, que lo asediaban para conseguir un autógrafo suyo, en Dinamarca:


Mejor tener como ídolo a un héroe como Gagarín, antes que a un cani como Ronaldo, que lo único que sabe hacer es darle patadas a una pelota:



Esto decía Yuri en un discurso en Manchester:

"Hay un montón de sitio para todos en el espacio exterior. Yo me imagino el gran día en el que una nave espacial soviética desembarque en la Luna con un grupo de científicos, los cuales se unirán a los científicos británicos y estadounidenses que trabajen en los observatorios con el espíritu de cooperación pacífica y la competencia en lugar de pensar en las líneas militares". Yuri Gagarin.

En la época en que lo decía, la URSS y los Estados Unidos estaban en plena guerra fría, compitiendo por imponerse el uno sobre el otro.

Pero al contrario de lo que se pudiera pensar, la fama no se le subió a la cabeza en ningún momento a Gagarín, que nunca llegó a adaptarse a la vida de famoso y mantuvo siempre el espíritu trabajador de su juventud (Yuri nació en una familia de carpinteros y antes de ser astronauta, era un obrero metalúrgico).

Él dijo que quería seguir con su trabajo en vez de retirarse, ya fuera como astronauta o ayudando en la formación a nuevos cosmonautas:

"Todos nosotros proseguimos estudiando. Profundizábamos nuestros conocimientos en cuanto a los vuelos cósmicos. No abandonamos el destacamento de cosmonautas, seguimos trabajando en los laboratorios y aulas, compartiendo las experiencias con los futuros astronautas". Yuri Gagarin.

La URSS supo escoger al mejor astronauta que podrían haber elegido para esta misión. Gagarin cumple perfectamente su papel como personaje icónico: Era muy profesional, con un gran espíritu de equipo, la sonrisa la tenía siempre en la boca... Definitivamente, era la persona ideal para convertirse en uno de esos personajes carismáticos que aparecen muy de vez en cuando en la historia de la ciencia.

El legado de Gagarin a la humanidad es indiscutible. Fue el pionero, el primer hombre en salir a aquel inexplorado lugar, el primero que se maravilló ante la belleza de la Tierra ("pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos").

"Aunque sólo una persona estaba a bordo de la nave, fueron necesarias miles de personas para que fuera un éxito. Más de 7.000 científicos, ingenieros y trabajadores al igual que ustedes son condecorados por su contribución al éxito del vuelo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...