10 febrero 2014

Refugios bajo la ciudad de Almería.-

La ciudad de Almería está llena de subterráneos, no donde viven los reptilianos precisamente, si no donde se refugiaba la población civil durante los bombardeos de la guerra civil.

En una sola ocasión fue bombardeada por un avión nazi, la cuestión es que ese bombardeo, fue una respuesta a lo que hicieron los españoles, disparar a un crucero de turistas alemán (si es que... a quién se le ocurriría algo así...), así que los nazis escogieron al azar una ciudad roja-republicana española y a Almería le tocó la lotería.

Bien, sigamos con la historieta de los refugios. Fueron construidos en sólo 3 años, del 1936 al 1939, con mano de obra de la gente de la ciudad y con muy pocos recursos.

El proyecto fue encargado al arquitecto municipal Guillermo Langle Rubio, que a pesar de trabajar para el ayuntamiento, ya por aquel entonces existía la típica pillería española y se hizo dentro del refugio, un apartado para él y su familia.

Por aquel entonces en Almería vivían unas 50.000 personas, el presupuesto de los túneles se hizo con 4 millones y medio de pesetas. Los sueldos de los trabajadores oscilaban entre las 7 pesetas para el aprendiz de peón, 8 pesetas para el peón y 10 pesetas que cobraba el oficial. Les daban el desayuno, la comida y la cena.

Mapa de la ciudad que indica donde están los túneles ubicados:


Como estaba la Puerta Purchena por aquel entonces, ahí hay una de las entradas a los refugios:


El arquitecto pilluelo, supo prestarle especial protección a las instituciones religiosas, ubicando en la catedral de Almería y en otras iglesias importantes, entradas directas a los refugios. Así para cuando entrara el nuevo régimen se lo tuvieran en cuenta.

El apartado que se hizo Langle (el arquitecto), con dinero público y en sitio público, para él y su familia estaba aislado del resto por una puerta de madera, con su cerradura y cierre desde el interior.


A los refugios se accedía a través de unas escaleras descubiertas de 1,30 metros de ancho. Estaba así delimitada para que no se produjeran avalanchas ni caídas con las prisas de entrar todos a una al refugio:


Almería cuenta con más de 100 entradas a los refugios. Algunos almerienses dejaban abiertas las puertas de sus casas con un letrero que ponía "Refugio", para que entrara todo el que lo necesitara.

Los refugios contaban con salas para almacenar víveres, armas y medicamentos; tenían enfermería, quirófano, botiquín y cocina-despensa.

Las zonas sanitarias contaban con agua potable y un sistema de iluminación obtenido de un grupo electrógeno independiente, alimentado con gasoil.

El suelo del refugio era de arena y sólo podían orinar en él los niños, los adultos, llevaban orinales o cubos para dicho fin y una vez pasado el peligro sacaban sus deposiciones al exterior.

Los que han utilizado los refugios en aquella época, dicen que el olor a sudor, orines y vómitos llegaba a ser insoportable y que aunque había agua potable, estaba reservada para los quirófanos y para casos de urgencia. Y los animales por supuesto no estaban permitidos, en aquellos tiempos de hambre no había gente aburrida con tiempo de sobra para dedicarle a sus mascotas, los animales que tenían eran para su servicio o para zampárselos.

Los almerienses trabajaban de forma voluntaria y gratuita los sábados y domingo o cuando sus ocupaciones se lo permitían, pues los 400 trabajadores contratados resultaban insuficientes.


Los muros eran para ir reteniendo la onda expansiva:


La planta era rectangular y el techo abovedado recubierto de ladrillo visto, con víveres para utilizar si la espera se prolongaba demasiado. El suelo de tierra, como el resto de las galerías, excepto el hospital que estaba enlosado. Aquí había luz eléctrica y el agua se recogía en tinajas y cántaros:




Pasillo que daba acceso a la sala de curas y al quirófano, para que la gente esperara sentada o con las camillas:



Llegando casi al final del pasillo de la sala de espera, hay una planta rectangular, con suelo ajedrezado y estanterías de madera en las que se colocaba el instrumental médico y los fármacos. Había un "lavamanos de pie" de porcelana con sus dos senos y sus respectivos grifos de agua, esto era usado como botiquín:



La sala de curas con sus dos literas para cuidar a los enfermos:



El quirófano se podía aislar con una puerta corredera de dos hojas que se insertaban en una cavidad del muro:




Entradas de acceso a los refugios, convertidas actualmente en quioscos:




Canales de ventilación de los refugios:


Los refugios están abiertos al público y se pueden visitar pidiendo cita previa:


Otras cosas que ver en Almería son El Cable Inglés, que fue construido por Eiffel, (el mismo que hizo la torre de los gabachos):


La estación de tren:


Ejemplo de tapa  que va con la cerveza en la cabaña del Tio Tom (Almería):


Playa de Cabo de Gata:


Pueblo de Almería nevado:


Río Andarax:


Río Almanzora:


El único desierto de Europa, por llover menos de 200 ml. por metro cuadrado:


Seguro que hay otras ciudades en Europa más bonitas, más grandes y con más museos, pero... alguien conoce alguna otra ciudad europea con esta variedad paisajística?? (Playas, ríos, nieves, desiertos... y todo en una misma provincia?? Lo sabía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...