30 abril 2014

Código descuento Amazon Buyvip

Es así. Ésa es la mentalidad que tenemos. Yo, desde pequeña, he vendido cosas. Somos diez hermanos y mis padres no podían estar financiándonos los planes a cada uno. 

Para poderme ir a París o a pasar fines de semana a Tarifa, he vendido camisetas, unas medallitas a una señora, bisutería por catálogo con el código descuento Amazon BuyVip

Debía de ser bastante pequeña cuando compraba diademas negras básicas, las forraba de tela y las vendía. Mi padre ha sido comerciante y me gustaba ir con él y verle cerrar un trato, cómo sacaba algo en cuatro cuando empezaban pidiéndole diez. Estudié comercio exterior y no sabía muy bien para qué; por si me servía luego. 

Empecé a tener niños y me encantaba vestirlos con ropa que hacía yo. La gente me decía que querría vestir a los suyos igual. Empecé a trabajar con Main Outlet haciendo el punto porque di con un pueblo donde había señoras con máquinas. El siguiente paso fue irme a la India.

Ahora sólo voy a Delhi. Está todo y allí tengo un agente que me hace los controles de calidad. Recuerdo ir en tren a Jaipur: lo que se tardaba, unas macetillas en el suelo que eran la comida, no querer apoyarme en el reposacabezas por miedo a coger piojos… pero es verdad que luego te acolchas un poco y te acostumbras. Me impactaron los niños; recuerdo uno de año y medio, despiojado, con un perro a su lado haciendo caca en la calle. Es verdad que los indios parecen felices por naturaleza, pero viendo a aquel niño pensaba que cómo era posible y justo si tan hijo de Dios era él como yo. 

Ahora estoy muy acostumbrada y eso tiene su parte buena y su parte mala. En aquel primer viaje, al principio no encontraba nada y me preguntaba dónde estaban aquellos estampados maravillosos. Luego fui a una feria y empecé a encontrar lo que quería, también en el mercado de las telas. Así empecé, con una primera colección que eran cuatro o cinco vestidos de niñas y cuatro blusones que confeccioné aquí. Ahora ya hago por todo el mundo.

Pero se dio cuenta de que tenía que salir de Sevilla porque empezó a ver los vestidos por todas partes…

Claro, porque la producción mínima de tela en India era de dos mil metros. Y de nuevo hice como mi padre, ganadero de toros, cuando empezaba la temporada y cogía el teléfono y llamaba a toda España. Me acostaba y me levantaba pensando quién me podía vender la colección en todas las ciudades. Y así empecé. Se las llevaban en depósito y las vendían en sus casas, en algunas tiendas… 

Aquí en Sevilla la tienda fue el salón de casa de mi madre. Después del segundo viaje a la India sí que abrí la primera tienda en Sevilla y otra en Aravaca, en Madrid, además de empezar a vender on line.

Lo suyo tiene mérito porque era un sector muy maduro, con mucha competencia. Y no se lo tome a mal, pero conozco varios casos de ex ejecutivas un poco pijas que se han dedicado también a ropa infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...