23 abril 2014

Los jumentos y sus desviaciones gramaticales.-

No soy víctima de la LOGSE, a Dios gracias. Yo he tenido la suerte de estudiar con unos buenos planes educativos, en los que primaba el esfuerzo y la formación del alumnado por encima de las estadísticas de aprobados y ese tipo de propagando política.

En párvulos, (lo que ahora se llama educación infantil), empecé a estudiar en una cartilla que aún me acuerdo perfectamente de ella: la "a" de araña, la "e" de elefante la "o" de ojo, la "i" de iglesia, la "u" de uña.

Luego, cuando eras un poco más grande llegaba "El Parvulito", un libro con algo más de  100 páginas y muchas lecturas y no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto. Eso sí, en parvulitos no había que colorear ninguna página, que para eso estaban los cuadernos.

En Primaria se estudiaba Lengua Española, Matemáticas (que se llamaban tras o matracas), ciencias sociales, ciencias naturales, plástica (trabajos manuales, dibujo), educación física, religión.

En 6º de E.G.B. si tenías algúna falta de ortografía tipo "b" en lugar de "v" o 5 faltas de acentos, te suspendían directamente.

En B.U.P. se estudiaba Latín, Historia de España, Griego, Filosofía y Literatura.

Se leía el Lazarillo de Tormes, por supuesto El Quijote, La Regenta, Las coplas de la muerte de su padre (de Jorge Manrique), a Góngora, a Garcilaso, a Espronceda (con tres cañones por banda), a Lope de Vega...

Pero sobre todo, se aprendía a escribir y a hablar correctamente. Se aprendía a amar nuestra lengua, nuestra cultura y nuestra historia.

Y pasemos a la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es "atacante", el de salir es "saliente", el de cantar es "cantante" y el de existir, "existente". ¿Cuál es el del verbo ser? Es "ente", que significa "el que tiene entidad", en definitiva "el que es". 

Por ello... cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación "-nte".

Así, al que preside, se le llama "presidente" y nunca "presidenta", independientemente del sexo del que realiza la acción (hombre o mujer), que es como se denomina a la diferencia existente entre hombre y mujer y no "género" que es el material de la tela con que se le cubre pudorosamente.

De manera análoga, se dice capilla ardiente, no ardienta, se dice estudiante, no estudianta, se dice independiente y no independienta, paciente, no pacienta, dirigente, no dirigenta, residente, no residenta, y el cuento de aquella princesa que estaba dormida se llama La bella durmiente, no La bella durmienta.

Y ahora, vayamos a la pregunta: nuestros políticos y bastantes periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son periodistos), ¿Hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española ? Opino que por las dos razones. Es más... considero que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...