05 junio 2014

Sacan una nueva ley en Europa para restringir las semillas naturales.-

Se ha presentado una nueva ley ante la Comisión Europea el 6 de mayo, meditante la cual se establecen nuevos poderes para regular el cultivo de plantas en toda Europa. La Ley de Material Reproductivo de las plantas regula absolutamente todas las plantas que existen. Y como no podía ser de otra manera, tiene restricciones en cultivo de plantación de árboles y verduras.

Bajo la nueva ley, será ilegal reproducir, cultivar o comercializar cualquier semilla de árbol o vegetal que no haya sido probada y aprobada por una tal "Agencia de Variedades Vegetales de la UE", que va a elaborar ya mismo una lista con las plantas autorizadas. Por cierto... también se deberá pagar una tarifa anual a la Agencia  sólo por mantener a esas semillas en la lista, si no se paga... queda prohibido su cultivo, como incumplimiento de la normativa.

Un resumen de esta noticia en vídeo:



Las concesiones de última hora son estas:

1.- Los jardineros están autorizados a intercambiar y a guardar semillas no aprobadas sin que por ello infrinjan la ley.

2.- Individuos y organizaciones pequeñas pueden proveerse de semillas de hortalizas no aprobadas, siempre y cuando tengan a menos de 10 empleados.

3.- Los bancos de semillas también pueden guardar semillas no aprobadas.

4.- En una futura legislación (sin especificar cuando lo harán) se regularán las semillas aptas para la agricultura ecológica.

Para el resto se mantienen todas las restricciones, por lo que a las personas les resultará cada vez más y más difícil hacerse con buenas semillas para cultivar en su casa o en su huerto.


Antes de esta ley, las empresas de semillas vendían y registraban variedades de semillas para uso no profesional en el ámbito doméstico. Con el nuevo sistema, cualquier empresa con más de 10 empleados tiene prohibido su cultivo y uso.

Así que las nuevas variedades para los cultivos caseros podrán ser sólo desarrolladas por pequeñas organizaciones, y es posible que no tengan recursos para hacerlo. Habrá poquísimas variedades profesionales para uso de los jardineros o para la agricultura sostenible a pequeña escala.

La ley va a reducir las posibilidades de poder escoger también a los grandes agricultores. En determinados casos, sólo se permitirán las nuevas variedades vegetales si se aprueban y se demuestra que son mejores que las que están en lista actual. Esto es absurdo, pues a menudo se descubren los beneficios de una nueva variedad al cabo de varios años, por ejemplo... cuando se observa su resistencia ante una u otra enfermedad. 

En un mercado libre... debería de corresponder a los agricultores decir el uso de las nuevas variedades y cuáles son aquellas que más les gustan en base a su experiencia.


No existe una necesidad real de este nuevo y complejo reglamento. Tenemos ya leyes que protegen al consumidor: las semillas deben ser aptas para su venta, deben coincidir con la descripción y corresponder con lo anunciado. La actual Ley de Semillas ya cubre la defensa de la salud, la seguridad y la trazabilidad. Cualquier persona que produzca semillas ya es inspeccionada y sus semillas certificadas por Agencias Estatales.

Este sería un buen ejemplo de burocracia fuera de control. Para que queremos a tanto funcionario de la UE que son pagados por mover montañas y montañas de papeles para interferir en el derecho de las personas a cultivar lo que deseen, ni que deba de pagarse por el uso de plantas que han sido utilizadas durante miles de años en la agricultura.

Además los políticos de la UE, se han otorgado a si mismos el poder de aprobar y regular el cultivo de cualquier especie de planta en el futuro; y no solamente las de uso agrícola, también los musgos, flores, hierbas... sin tener que pasar por el consejo de votación.

Está bien claro que esta ley ha sido escrita pensando en las multinacionales de la industria agraria y de semillas, suministradoras de las producciones industriales.


Si te has parado a leer el resumen oficial de la nueva ley, verás que tan sólo es una nota de prensa donde explica cuales son sus fines y sus aparentes buenas intenciones, siendo sólo un mero resumen.

Este movimiento es "La Solución Final" de Monsanto, Grow, DuPont, Pioneer y otras grandes corporaciones que por otro lado, jamás han ocultado que su meta es el control absoluto de todas los cultivos y semillas del planeta.

Lo diré más claro todavía: Todas las variedades de semillas, plantas y agricultores tendrán que estar "fichados" por los gobiernos para poder operar dentro de la legalidad.

Por ejemplo, bajo esta nueva Ley, no hubiera sido posible que Josep Pamies hubiera traído a España plantas medicinales como la Stevia, que es 100 veces más dulce que el azúcar, pero sin sus peligros y además muy eficiente en el tratamiento de la diabetes. O la Kalanchoes, con resultados sorprendentes en el tratamiento de diversos tipos de cáncer, pues el Señor Pamies ya estaría en prisión acusado de atentar contra la salud pública.

La mayoría de noticias sobre este tema están en inglés, aquí una, otra, y en español.

4 comentarios:

  1. George Orwell debió tiular su libro "1984" como "Monsanto control".

    ResponderEliminar
  2. Tengo ganas de leer el libro 1984.

    ResponderEliminar
  3. Estamos esperando que hables de las europeas y del perroflauta iglesias de una puta vez.

    ResponderEliminar
  4. Mi mayordomo tomará nota de ello.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...