10 agosto 2014

Elogio al hijoputismo.-

Nos vienen diciendo de un tiempo a esta parte la importancia de ver la vida en positivo, que esa es la mejor manera de alcanzar la felicidad y desenvolvernos con éxito en nuestro día a día.

El mal humor y el pesimismo se ven siempre como algo negativo que tenemos que erradicar, pero esta idea aceptada socialmente, podría estar equivocada.

El profesor Joseph P. Forgas ha echado por tierra la idea de que los sentimientos negativos no traen nada bueno, él dice: "El ser humano es una especie temperamental y nuestros cambios de humor constantes son un instrumento que sirve para dar forma a nuestras estrategias emocionales y cognitivas".

La ira y la tristeza son positivas para realizar algunos tipos de tareas... por ejemplo...

El mal humor hace que nos concentremos más y estemos más atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor. Un experimento demostró que en los días de lluvia, cuando la gente está de peor humor, las personas que entraban en una tienda recordaban más aspectos de la misma que cuando entraban en un día soleado.

Otros experimentos demostraron que cuando la persona está triste o enfadada, tiende a incorporar menos detalles inventados a su narración. Resumiendo, que cuando estamos de mal humor, nuestros recuerdos se graban en nuestra memoria de una manera más precisa.

También... a la hora de emitir un juicio sobre una situación social o una persona, estando de mal humor se examina la información más concienzudamente.

Los pesimistas y personas con mal humor, son menos propensas a creer en leyendas urbanas y rumores y detectan enseguida cuando alguien los está engañando.

La persona airada o triste es capaz de ser más perseverante en la realización de sus tareas y obtiene mejor resultado de estas.

Este tipo de personas o ese estado de ánimo puntual en la persona, nos hace ser más cuidadosos, educados y atentos en las relaciones interpersonales.

La gente de mal humor es más persuasiva e influyente que la gente feliz, pues al estar tristes se presta más atención a la información externa, nuestra capacidad para generar empatía crece y con ella, nuestra capacidad para convencer a las personas a que acepten nuestro punto de vista.

No sé si estoy muy de acuerdo con todo esto o no... pero al menos con estas ideas se rompe la simplicidad y el buenismo cada vez más reinante en los deteriorados cerebros de la plebe.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...