30 noviembre 2014

Focos de luz bajo el océano Pacífico.-

El 24 de agosto de este año, sobre las once de la noche, un piloto holandés junto con su copiloto vieron luces rojas sobre el Pacífico en su vuelo comercial desde Hong Kong hasta Alaska.

Tras cinco horas volando y justo en las coordenadas N47º33.0 E159º 12.4 realizaron una toma del cuadro de GPS de su avión cuando se posicionaban al sur de la península de Kamchatka.




Punto exacto en el que vieron las luces:




Los dos pilotos tenían mucha experiencia en vuelos, las fotos las hicieron con una cámara Nikon D800, lo único que hicieron fue fotografiar lo que sus ojos veían.

Ellos tenían la confirmación de que ahí no había ningún obstáculo, ni humano ni natural en su ruta y esperaban que el vuelo se realizase sin complicaciones.

Todo empezó siendo un rayo de luz, estaban a más de dos horas del aeropuerto más cercano, en pleno océano Pacífico.

Tras el rayo de luz, se empezó a ver en todo el horizonte del cielo un fulgor verde, hecho que los pilotos no relacionaron con una aurora boreal, ya que no tenía explicación.

20 minutos más tarde, el piloto se dio cuenta de la presencia de un resplandor rojo-anaranjado debajo de la superficie del mar.




El primer resplandor de color verde que captaron, a una altura de 10.300 metros, que abarcaba una buena parte de todo el hemisferio norte. En el interior del mar, se puede ver como hay un resplandor rojo con una serie de focos que iluminan el horizonte.




El Center Weather Unit de los Estados Unidos, confirmó más tarde que no había ningún tipo de actividad volcánica o sísmica en esa zona. Los pilotos informaron de lo que estaban viendo al Control de Tráfico aéreo, el cual ni sabían lo que era en el momento ni saben lo que es ahora.




Cuando se colocaron justo arriba, pudieron ver los focos perfectamente. Núcleos de colores amarillos, rojos y naranjas, estructuras y puntos simétricos y fuertes interacciones luminosas que destelleaban en el interior del océano. Y todo bajo el manto de color verde que se podía ver en el cielo y que era demasiado grande como para ser considerado una aurora boreal.




El 26 de agosto, la compañía AirLive, hace público el caso en su cuenta de twitter.


Para hacernos una idea de como eran las luces, los pilotos realizaron una comparación con una toma de una ciudad, exactamente de Winnipeg, la ciudad más poblada de Canadá, con una extensión de 464 kilómetros y una población de 700.000 personas. El evento puede calificarse a esta escala como algo masivo.




Un par de fotos más del hecho desde diferente ángulo:





A día de hoy nadie ha dado explicaciones de nada, ni las autoridades de las FAA de Estados Unidos, ni de Rusia, ná de ná.

Los extraterrestres o intraterrestres haciendo de las suyas, a no ser que los americanos o los rusos tengan una base escondida ahí bajo el océano... como la de la Luna.

Lo que sea, lo que más llama la atención es que nadie se pronuncie y nadie diga, pues vamos a investigarlo. Aunque supongo que llegados a este punto en el que sucesos como este pasan día sí y día también, forma ya parte de nuestras vidas es algo natural.

Por cierto, me he acordado de esta película, la recomiendo para quien no la haya visto:




Volviendo al tema de las luces del Pacífico. No pueden ser microorganismos como luciérnagas marinas, porque forman estructuras simétricas perfectas y porque estas no pueden emitir luces tan fuertes y tan concentradas en un espacio tan inmenso. Tampoco volcanes porque se comprobó que no había ninguno en la zona. Puede ser una base aliens. Puede ser Godzilla.


Explosión de luz convierte la noche en día en Rusia:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...