22 febrero 2017

La guerra contra el dinero en efectivo.-

Las autoridades y los grandes bancos han iniciado una lucha para terminar de una vez por todas con el dinero en efectivo a nivel mundial.

Cada vez son más los economistas oficiales que piden la abolición del dinero físico.

Para ello, las autoridades restringen la cantidad de dinero que se puede retirar de los bancos y limitar al máximo lo que se pueda comprar con dinero contante y sonante. Pero, porque se ha iniciado esta guerra contra el dinero en efectivo justamente ahora??


Para comprenderlo mejor lo primero es diferenciar entre dinero en efectivo y dinero físico es decir en billetes y monedas que tenemos en nuestra cartera y el dinero digital que tenemos guardado en el banco.

La diferencia es clara, el dinero que tenemos en nuestra cartera no puede ser con Fizz mediante un rescate tipo bail-in, (robo sancionado oficialmente), se produce cuando el banco o el gobierno expropia un porcentaje del dinero depositado en la cuenta bancaria. El dinero en efectivo que tenemos en mano, no se puede erosionar por tasas de interés negativas o cuotas, como si pasa con el dinero que tenemos en una cuenta bancaria.

La diferencia entre tener el dinero en efectivo, en la mano o tenerlo en un banco, es que si lo tenemos en el banco no podremos retirarlo durante una emergencia financiera que paralice los bancos, ellos decidirán cuándo y en qué condiciones nos lo dan.

Cuando los economistas expertos dicen que el dinero en efectivo está obsoleto, nunca hablan del dinero en efectivo que hay en el banco. Más que nada porque ese dinero le va muy bien a el gobierno de turno y a la entidad bancaria, porque puede ser expropiado en un momento dado o ser diezmado con tasas de interés negativas.

Uno de los mayores defensores de la eliminación del dinero físico, es el Economista de Citigroup, Willem Buiter, este hombre ha dicho hace poco que la crisis del 2008 se podría haber evitado si los bancos hubieran cargado una tasa de interés negativa del 6% sobre el dinero en efectivo, o sea, robar el 6% del dinero en efectivo de los depositantes para obligarles a gastar ese dinero de manera inmediata y así no perder una parte.

Tanto el dinero en efectivo que tenemos en la cartera, como el dinero que está depositado en el Banco, están sujetos a un método de expropiación encubierta, la inflación.

La inflación, es el objetivo más preciado de cualquier banco, porque le permite robar poder adquisitivo del dinero físico y del dinero digital de la misma manera. La inflación castiga a los que tienen dinero en efectivo y beneficia a los que tienen contraída una deuda, ya que la deuda se vuelve más barata.


El efecto beneficioso de la inflación sobre la deuda, ha sido utilizado por los gobiernos desde hace décadas, por lo que no puede ser la causa principal del creciente interés en eliminar el dinero físico en efectivo.

La excusa principal qué nos cuentan es que el dinero en efectivo ofrece la posibilidad de evadir impuestos. Pero la razón real es que el dinero físico evita el robo realizado sobre las cuentas bancarias mediante las tasas de interés negativas, eludiendo la opción de que ese dinero sea utilizado en rescates futuros bancarios aplicados a los depositantes.

El dinero en efectivo es difícil de robar por parte de los gobiernos y de los bancos y eso les gusta menos.


Por lo tanto, la eliminación del dinero en efectivo es una cuestión de control sobre la población. Con la imposición de tasas de interés negativas, forzaran a que los ciudadanos no ahorren, sino que gasten todo su dinero para no verlo disminuir, forzaron incluso a aquellos que tengan más a apostarlo en los casinos de las bolsas para tratar de obtener alguna rentabilidad.


La recesión actual se debe a que las empresas y los hogares acumulan dinero en lugar de gastarlo, eso cuenta el economista de antes, Buiter, obligando a los ciudadanos a que gasten según los criterios de los bancos centrales y los gobiernos.

Es eso sencillamente, aunque mucha gente se deje engañar con el cuento de que el objetivo es perseguir el fraude fiscal de los ricos.


Cuando se ataca al ahorro, se está atacando la posibilidad de acumular dinero y ascender socialmente, porque solo aquellos que consiguen ahorrar un pequeño capital, pueden después invertirlo en crear empresas o riqueza.



Al atacar el dinero en efectivo, los gobiernos y bancos centrales atacan la capacidad de los ciudadanos de realizar sus propios proyectos y destruyen las bases de la pequeña y mediana empresa y de toda la clase media en su totalidad. 

Los que tienen dinero y propiedades, pueden pedir prestadas sumas casi ilimitadas a tasas de interés cercanas a cero, que pueden usar para acumular aún más activos productivos, mientras que todos los demás, la parte inferior al 99% de la población, se verá reducida el consumo inmediato para poder sobrevivir, gastando cada céntimo que se gane en el pago de intereses, servicios y bienes, sin capacidad para construir nada. 

Esto redundará en aumentar todavía más los males que se viven actualmente, la desigualdad de ingresos, reducción de oportunidades para iniciar una empresa aumento de carga de la deuda, todo esto anulará la posibilidad de planificación a largo plazo por parte de la clase media, aquella que es imprescindible para construir la riqueza real de un país. 

Entre las conversaciones privadas que se han producido en la última reunión del Grupo Bilderberg, si has sentado las bases para restringir cuanto antes el uso del dinero físico y en última instancia, prohibirlo. 


Pondrán la excusa de que la prohibición del dinero en efectivo es la solución a los problemas económicos, ya se están iniciando las maniobras para entregar el poder completo de las vidas de las personas a las élites de banqueros y sus esbirros de los gobiernos. 

Entre los que han estado discutiendo este tipo de controles, con el objetivo, ellos, de impedir el fraude fiscal y acabar con la financiación de grupos terroristas, estaba el presidente del HSBC, una entidad bancaria corrupta que ha sido condenada a pagar 40 millones de dólares por lavado de dinero ilegal, por verse involucrada con traficantes de armas y ayudar a multimillonarios a evadir sus impuestos. 

Una vez que todos estemos obligados por la fuerza a utilizar la moneda digital en cualquiera de sus modalidades, nos tendrán controlados las 24 horas del día. 

Ya dijeron los investigadores en el año 1971, que las tarjetas de débito iban a ser la mejor herramienta de control y espionaje posible. 

Un grupo de tecnólogos y académicos se reunieron en octubre del año 1971 en una conferencia en Georgetown, tenían la tarea de diseñar un programa de vigilancia lo más completo posible. Y la mejor forma que se les ocurrió para controlar a la población, fue las actuales tarjetas de débito.


La pregunta planteada a los investigadores en 1971 fue: "Imagine que es usted un asesor del jefe de la KGB, la policía secreta soviética. Suponga que se le da a la tarea de diseñar un sistema para vigilar a todos los ciudadanos dentro de las fronteras de la URSS. El sistema de vigilancia no puede ser me he vidente me molesto, cómo lo haría usted??" 

Bien, pues a este grupo de expertos y académicos no se les ocurrió una red para interceptar las llamadas de teléfono, ni colocar cámaras de vigilancia detrás de cada paso. Lo que pensaron como mejor método para controlar a la población, fue un sistema de transferencia electrónica de fondos, básicamente el sistema de tarjeta de débito que utilizamos hoy día. 

Este sistema, no solo permitiría manejar la contabilidad financiera de los ciudadanos, sino que proporcionaría estadísticas determinantes para una economía planificada, esto último lo escribió Paul Armer en 1975 cuando relato el experimento. También decía: Fue el mejor sistema de vigilancia que podíamos imaginar, teniendo en cuenta que debía de cumplir las premisas de no ser molesto ni evidente. 

Armer era un científico de computación en RAND Corporation, también fue uno de los primeros 10 sensores de la privacidad digital, antes incluso de que la gente tuviera tarjetas de débito y acceso a Internet, pienso que esta sociedad sin dinero en efectivo planteaba la mayor amenaza para la privacidad de la ciudadanía. 

Pensemos acerca de la información que los bancos recaban cada vez que pasamos una tarjeta de crédito o de débito. Ellos conocen en todo momento cuando, y cómo gastamos nuestro dinero. 

Después de unas pocas transacciones, cualquier persona con acceso a esta información, podrá pintar un cuadro muy detallado de la forma en que vives tu vida y ese retrato sobre ti y tus actividades, se va creando sin tan siquiera darte cuenta. 

Este es el motivo por el que los poderes fácticos están tan obsesionados por acabar con el dinero en efectivo, así podrán controlarnos mejor, sin limitaciones y sin que nos demos cuenta. 

Llegar a este punto, era uno de los principales objetivos por los que las élites diseñaron la crisis.

Una vez que han conseguido crear el problema, ellos mismos dan la solución y la solución pasa por otorgarles el poder absoluto sobre la población. 

En una sociedad que no exista el dinero en efectivo, no habrá lugar a la rebeldía ni a la disidencia, solo habrá lugar para la obediencia, eso, o te cortarán el grifo del dinero con solo apretar una tecla y morirás de hambre. 


Estamos ante un golpe de Estado planetario, ante el establecimiento del control definitivo.


La mayor parte de la gente ni se entera, a muchas personas las llevarán engañadas a que acepten este sistema, se realizará un simulacro de persecución de los más poderosos, qué servirá de subterfugio para terminar sometiendo a la población, qué es el verdadero objetivo que están buscando con todas estas maniobras. 

La mayoría de la gente está distraída, atentos a las tensiones entre Rusia, China, la OTAN, esos los más avispados, la mayoría de gente está mirando al cielo esperando que las amenazas aparezcan en forma de extraterrestre, asteroide o Planeta X, cuando ocurra el gran golpe, aquel que nos conducirá a la tiranía, nos lo darán a través de cosas más sencillas, pero mucho más determinantes para nuestra existencia. 

Eliminar el dinero en efectivo, será la jugada definitiva.


En la Biblia, en el libro del Apocalipsis en el capítulo 13: 16-17, dice: " y hacía que a todos, niños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre"

Ya terminó, por fin, dicho de otro modo: Vamos a morir todos!!

2 comentarios:

  1. Ya cada billete de 500 aterriza en un banco, obligatoriamente deben controlar quien lo entrega y a quien se lo dan, ¿antes de suprimirlos?.
    ¿Lo sabíais?.
    Si la modernidad de la moneda es el dinero digital, habrá que volver a la antigüedad: el trueque....

    ResponderEliminar
  2. Muy curioso lo del billete de 500€, que ratifica lo escrito en este post.
    El pasado siempre vuelve, la vuelta al trueque es cuestión de tiempo y Einstein ya lo dijo... "No sé con qué armas se luchará en la III Guerra Mundial, pero en la IV Guerra Mundial se peleará con palos y piedras. Einstein".-

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...