26 marzo 2017

La física cuántica y el budismo nos dicen lo mismo.-

En el año 1997 en Dalai Lama y un eminente físico austriaco, Anton Zeilinger se llama, le contaba al Dalai Lama, que cuando en la física cuántica se investiga la naturaleza de una partícula elemental, como puede ser un electrón, no puedes encontrarla, está vacía. O sea, el electrón sólo existe en relación con el sistema de medición y el observador no puede observar un sistema sin perturbarlo.


Con el vídeo del experimento de la doble rendija lo entenderéis mejor:


"Tengo 58 años, nací y vivo en California, estoy casado y tengo una hijastra. Estoy Licenciado en Física, sobre doctor en filosofía de las ciencias y estudios religiosos y fui ordenado monje por el Dalai Lama. La Física cuántica y el budismo dicen lo mismo, soy budista y liberal. A los 20 años me dediqué al viajar por Europa, lleno de preguntas existenciales, me tropecé con el libro tibetano de La Gran Liberación, que trata sobre la naturaleza de la mente y me quedé asombrado" es lo que dice el físico.

-¿Hasta qué punto?
Estudié primero el idioma tibetano para después poder estudiar budismo, me compré un billete de ida a India y terminé siendo ordenado monje por su santidad el Dalai Lama.

-¿Entonces lo de estudiar física vino después?
Después de estar 14 años viviendo con los tibetanos, meditando y estudiando budismo, decidí integrar esos estudios en la física. El budismo se encarga del conocimiento de la realidad, no está apegado a las religiones y para poder ahondar en la realidad es necesaria la física.

-Entonces, ¿la física completa su visión budista de este mundo?
Claro, la fortaleza de la ciencia, con las matemáticas y la tecnología, no puedes encontrarla en el budismo, pero el budismo tiene un método sofisticado para investigar observando directamente la mente, en eso la ciencia occidental está aún en pañales.

-Las actuales leyes de la física cuántica, ya fueron expuestas hace 2000 años por el budismo.

Tras la conversación del Dalai Lama y el físico austríaco, en la que le explicaba al Dalai Lama del tema de los electrones y su inexistencia si son observados, el Dalai Lama dijo, ¡sorprendente! Cómo puedes haber llegado a semejante descubrimiento sin conocer el camino de en medio o su escuela filosófica, el madyamika, el físico dijo, y eso que es?

Entonces el Dalai Lama le explicó que para el budismo es yo no existe como tal, ya que a lo que nosotros denominamos mi yo está cambiando permanentemente. Pero Arya Nagarjuna, que es el fundador de la filosofía madyamika fue todavía más allá, alrededor del año 200 de la era cristiana, negó la existencia independiente no sólo del yo, (el observador), sino también del objeto (el observado), incluso de la observación misma.

El término madyamika deriva del que empleo Nagarjuna para referirse al camino de en medio, aludiendo al espacio entre el materialismo y el nihilismo.

Y el físico le dijo al Dalai Lama, esto es sorprendente, cómo puedes saberlo sin conocer nada de física cuántica, así que invitó al Dalai Lama a su laboratorio en Austria y allí observó algo interesante.

La tecnología que tenía, los budistas no la tenían, tampoco hacían sus experimentos, pero los budistas practican samadi, que es una alta concentración en un solo punto, se trata de un método contemplativo para investigar la mente y otros fenómenos objetivos. De esta manera llegan a la misma visión que los físicos cuánticos, los budistas hacen una aplicación práctica, al darte cuenta de que nada existe independientemente, ni los átomos, y las personas, ni las culturas, entonces la compasión brota naturalmente.

Mi bienestar está relacionado con tu bienestar, mi sufrimiento con tu sufrimiento. Pretender buscar mi seguridad y mi felicidad como si yo fuera una isla es estúpido. De esta sabiduría viene el altruismo y ahí es donde la ciencia y el budismo se separan, porque el altruismo no es común en la ciencia.


Junto con un equipo científico de la Universidad de California, hicieron un estudio que ha durado siete años sobre cómo cultivar el dominio emocional. Entrenaron con meditaciones budistas durante 45 horas a maestras de escuela aquejadas de ansiedad, depresión, estrés e insomnio. Los síntomas desaparecieron y tras cinco meses seguían sin reaparecer.

Hicieron otro experimento llamado Shamaka, es un tipo de meditación para obtener mayor concentración. Se organizó un retiro de tres meses con 80 personas neófito a si la materia que estuvieron meditando ocho horas todos los días, consiguiendo un nivel de concentración muy alto, lo que se derivó en mayor autoestima, mayor alegría en las tareas, más efectividad.

(Concluyendo), espiritualidad y ciencia se dan la mano, no para conquistarse ni para convertirse, sino para aprender una de la otra y esto no tenía precedentes.

-Bueno, ya ha terminado el tocho... me esperaba algo más, realmente esto ya lo sabía, lo conocía, nada nuevo bajo el sol, (al menos para mi), pero claro el borrego mátrix vive en su mundo particular (como el patio pero en mundo).

En mundo, que no Edmundo, (léase Bigote Arrocet de toda la vida), el novio de la Campos vieja, que ahora se quiere ir a Supervivientes a pasar carencias y necesidades y dice que lo hacen, por dinero?? no!! Porque le gusta... sí... tururú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...