31 agosto 2017

El pollo que vivío año y medio sin cabeza.-

­Mike se llamaba el pobre desgraciado:


Los hechos ocurrieron el 10 septiembre 1945, Clara Olsen envió a su marido el asesino de pollos Lloyd a la granja que tenían en Colorado a matar un pollo, como lo hacía habitualmente, le cortaba el pescuezo para que luego su mujer Clara lo limpiara, (en mi pueblo matan a los pollos y a las gallinas poniéndolos en el suelo, luego ponen un palo o una caña sobre su cuello, ponen los pies a ambos lados del palo y los matan).

El granjero se fijó en un pollo de cinco meses y medio al que llamaban Mike (la gente mata a sus mascotas). El hombre apuntó con su hacha tratando de dejarle la mayor parte del cuello, tomó impulso y decapitó al animal.

El golpe no alcanzó la vena yugular, dejando un oído y la mayor parte del tronco encefálico intacto.

Mike seguía en pie, aunque con cierta torpeza, el animal se movía y mantenía el equilibrio, incluso trataba de picotear por comida, aunque claro, no tenía pico.

Así que el hombre es regreso a su casa, (no dice nada la historia de lo que cenaron esa noche), pensando que al día siguiente el pollo estaría muerto sin remedio. Cuando por la mañana fue a la granja, Mike seguía vivo y sin cabeza, pero moviéndose normalmente. El hombre pensó que aquello era un milagro y decidió dejarlo con vida y cuidar de él, (el karma ya se encargaría de cobrárselo al granjero).


El ave era alimentada con una mezcla de leche y agua directamente a través del esófago por medio de un gotero, además le limpiaban el moco de su garganta con una jeringuilla.

La historia se hizo famosa en la zona, primero salió en los diarios locales, luego empezó a formar parte de varios espectáculos en Salt Lake City. La revista Life Magazien entrevisto al granjero y la universidad de Utah sometió al pollo a varios estudios certificando que efectivamente era un pollo vivo sin cabeza.

En marzo de 1947, estando en un motel en Phoenix, durante una escala de la gira que tenían montada con el pobre animal, el pollo empezó a ahogarse en medio de la noche, los granjeros habían olvidado su comida y sus jeringas de limpieza en la caseta del día anterior, por lo que no podían salvarlo.

El pollo se mantuvo vivo sin cabeza durante 18 meses.


Lo normal es que cuando un pollo es decapitado su cerebro se desconecte del resto del cuerpo. Por un espacio corto de tiempo los circuitos de la médula espinal contienen oxígeno residual. En general los pollos suelen estar acostados cuando esto ocurre; sólo en determinados casos las neuronas hacen que se active el sistema motriz.

Sin el aporte del cerebro, los circuitos de la médula espinal se arrancan de forma espontánea. Las neuronas se vuelven activas y las patas empiezan a moverse, pero el pollo debería correr por un corto espacio de tiempo; hablamos de minutos, no de 18 meses.

No tuvo suficiente con desgraciar al pobre animal, si no que encima luego lo tuvo de mono de feria:


Tras la muerte del pollo, los médicos determinaron que el hacha no había alcanzado la arteria carótida y un coágulo de sangre había impedido que Mike se lee sangrara.

Aunque la mayor parte de su cabeza fue cortada, gran parte de su tallo cerebral y uno de sus oídos quedaron intactos. Las funciones básicas como la respiración y el ritmo cardiaco, así como la mayoría de acciones reflejas de un pollo están controladas por el tronco del encéfalo.

Investigaciones posteriores perfeccionaron esta teoría, dijeron que el pollo vivió tanto tiempo debido a que el 80% de su masa cerebral, (y casi todo lo que controla el cuerpo del ave, incluida la respiración, el ritmo del corazón, la digestión y el hambre), permanecieron intactos.

-No sé de donde sacaré esta mierda de posts, que mal cuerpo me ha dejado... la culpa la tienen los panchis, que lo he cogido de Gizmodo, que es un sitio de guacamayos, claro... guacamayos... pollos sin cabeza... todo encaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario