20 febrero 2018

La historia desconocida de La boca de la verdad.-

La boca de la verdad, es una máscara decorativa redondeada, de 1,75 metros de diámetro, 19 centímetros de grosos y 1.200 kilos de peso, hecha de mármol pavonazzetto, del siglo I antes de Cristo. El mármol era extraído de las canteras de Docimium, en Frigia, hoy día Turquía.


El medallón está esculpido con un bajo relieve que representa una cara masculina, con dos pequeños cuernos, barba, ojos, pelo, nariz y boca. Estos tres elementos, ojos, nariz y boca, están perforados, de manera que una persona se podría situar en el anverso de la máscara y ver a través de ellos.

No se sabe casi nada de esta obra, pero sólo con verla, el rostro tiene tal fuerza, que cuenta toda una historia por si mismo y relata una época, la de la Roma clásica.

Actualmente, la boca de la verdad, está expuesta en una pared de la iglesia de Santa María in Cosmedin, al otro lado del Tiber, justo en frente del Trastevere y a 3 kilómetros del Vaticano.

En el año 1631 fue trasladada, aunque la iglesia en la que está, data del siglo VI. Anteriormente, la boca estaba apoyada en la pared, fuera del pórtico. Toda la historia anterior, es pura especulación, no se sabe nada.

El emplazamiento actual de la máscara, debajo del pórtico de la iglesia de Santa María in Cosmedin. La estampa, con la puerta esotérica al lado, es impresionante, pero desde otro punto de vista, la boca está fuera de lugar:


La teoría es que podría haber pertenecido al compluvium del templo de Hércules Víctor, en el foro Boario, cercano a la iglesia de Santa María y que todavía está en pie. Este templo de Hércules, es circular, por lo que se ha especulado, que el medallón podría haber estado situado en el oculus, un agujero redondo abierto justo en medio de la cúpula. Las perforaciones en el rostro dejarían pasar la luz y la lluvia, a modo de que los romanos llamaban "compluvium".

Vista lateral:


Otra opción, es que hubiera estado situado en el suelo del mismo templo y que sirviese para recoger de modo simbólico, la sangre de los animales sacrificados en honor a Hércules; la boca bebiendo el sacrificio ofrendado.

Se ha especulado también, que el rostro fuese la portada de una fuente de la que brotaba agua, incluso podría haber sido una tapa de alcantarilla, al estar esta zona cercana a lo que fue la "Cloaca Máxima" de Roma, la antigua red de alcantarillas de la ciudad.

Las especulaciones con fluidos, no concuerdan con la erosión que presentan los agujeros del medallón, excepto que estuviese situado en el interior de algún templo, resguardado de los elementos.

El rostro podría ser una representación del dios Oceanus, colocada como colector de agua en el interior de algún templo en el Foro Boario, ya fuese el de Hércules Víctor u otro. El Foro Boario ubicado pegado al primer puerto que hubo en Roma, el "Portus Tiberinus", por lo que tendría su sentido que hubiese algún tipo de monumento dedicado a Oceanus.

Un mosaico romano, representa al dios Oceanus, con frondosa barba y melenas, con pinzas de cangrejo a modo de cuernos en la cabeza. Como se puede ver en la imagen de la derecha, una de las supuestas astas de la boca, parece ser en realidad una pinza de crustáceo, esto secundaría el que fuera una representación de esta deidad. Aún así, no hay explicación para el uso de orificios en nariz, ojos y boca:


Para los romanos, Oceanus era el dios de un enorme río que circundaba el mundo, el cual era representado con un aspecto similar, con barba y melena. Los cuernos serían pinzas de cangrejo en vez de astas.

El nombre de "Bocca della Veritá", boca de la verdad, viene del año 1485, donde ya se mencionaba como una de las curiosidades que ver en Roma. Los turistas meten la mano dentro del orificio de la boca, como si el rostro les fuera a morder si se atreven a mentir mientras tienen la zarpa dentro.

Audrey Hepburn metiendo la mano en la boca en la escena de la película, "Vacaciones en Roma:


En el siglo XV, imaginaron una historia similar, decían que la boca tenía el poder de averiguar si una mujer, traída ante su presencia, había sido infiel al esposo. Esto era poco probable en la época romana clásica, donde el adulterio era considerado un asunto privado a resolver dentro de la familia, por lo que se da por hecho que la infidelidad no sería expuesta públicamente delante de la máscara.

Durante un interrogatorío, el individuo cuestionado, era llevado ante la máscara, obligándole a meter la mano en la boca y si no decía la verdad, (o lo que se esperaba que dijese), le cortaban la mano.

En la película Vacaciones en Roma, protagonizada por Gregory Peck y Audrey Hepburn, hay una escena en la que Peck simula que la boca le ha seccionado la mano. Hay quién dice que esta película lanzó a la fama el monumento, pero lo cierto es que es una de las visitas obligatorias si se va a Roma, desde la Edad Media.

Colas de gente haciendo la misma pose, meten la mano en la boca y posan para la foto:


La boca de la verdad sigue atrayendo legiones de turistas; puede visitarse en la mencionada iglesia de Santa María in Cosmedin, abierta de 9 y media de la mañana a 5 menos diez de la tarde. A las 5 de la tarde cierran. La entrada se paga con una donación voluntaria.

Es habitual encontrarse con una cola larga de gente, cuando ya hay demasiada, empiezan a desalojarlos, el turista se hace la foto de rigor con la mano dentro de la boca y pasa el siguiente a hacer la misma pose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario