28 marzo 2018

El cocodrilo más grande de África.-

El cocodrilo del Nilo es el más grande de África, no suelen superar los 5 metros de longitud, aunque hay casos en los que llegan a medir 6 metros. De constitución robusta, pueden pesar 1.000 kilos, convirtiéndose así en el depredador más grande de África.

Puede llegar a los 80 años de edad y están creciendo durante toda su vida, aunque a partir de los 7 años este crecimiento se reduce bastante.

Antes de que llegaran los colonizadores, existían ejemplares colosales, pero la caza a la que esta especie se sometió los ha hecho muy escasos. Existen numerosas sub-especies y hay importantes variaciones entre poblaciones.


Los rasgos que varían entre unas poblaciones y otras, aparte de sus dimensiones, es la presencia o no de osteodermos ventrales (placas óseas que se encuentran en las escamas y cuya función prioritaria es la de captar el calor, pues son animales de sangre fría) y los escudos.

Los individuos más jóvenes son de color entre verde oscuro y marrón, con franjas transversales más oscuras, por lo general son negras en la cola y el tronco. Los adultos son oscuros de manera uniforme, con franjas negras en la cola. El abdomen es de color claro.

Se alimenta de todo tipo de animales que vayan al río a beber, sobre todo aves y mamíferos. Los más jóvenes comen insectos, ranas, lagartos, serpientes, arañas y demás vertebrados pequeños. Los peces son unos de los principales alimentos tanto de adultos como de jóvenes. Los cocodrilos grandes se alimentan de, cebras, antílopes, animales domésticos grandes y si se presenta de humanos. Pueden ingerir hasta la mitad de su peso en comida.


El cocodrilo del Nilo está también en la isla de Madagascar y en el África sub-sahariana y vive en ríos y lagos de agua dulce.


Los cocodrilos del Nilo, ponen sus nidos en agujeros, dejan entre 50 y 80 huevos por nidada. El periodo de incubación es de 90 a 100 días, siendo las hembras las que se quedan defendiendo el nido de los posibles depredadores.

La temperatura del huevo en las semanas siguientes a la puesta es crucial, temperaturas altas, originan más machos, temperaturas bajas hacen que nazcan más hembras.


Este cocodrilo parece tener lágrimas en los ojos, la leyenda dice que las hembras lloran a sus crías perdidas en cuánto salen los huevos. En realidad no son lágrimas, sino un tipo de solución que les crea el cuerpo para ayudarlos a limpiarse alrededor de los ojos.

Para ellos es difícil moverse en la tierra, pues tienen que ir arrastrándose sobre sus vientres, necesitando utilizar mucha energía para hacerlo. Pueden hacer más sonidos que otras especies, entre gruñidos y rugidos, se sabe que muchos de ellos están vinculados a la protección de su territorio, así como llamados a encontrar pareja.


El cocodrilo del Nilo ha sido al mismo tiempo reverenciado y odiado por el hombre, sobre todo en el Antiguo Egipto, dónde momificaban a los cocodrilos y se les rendía culto.

Los antiguos egipcios rendían culto a a Sobek, el dios-cocodrilo que estaba asociado con la protección, la fertilidad y el poder del faraón. La relación de los egipcios con Sobek era ambivalente; en ocasiones dieron caza a los cocodrilos e injuriaron al dios y en otras ocasiones lo vieron como el protector del faraón y el origen de su poder.

Según Herodoto, en el siglo V a C., algunos egipcios tenían cocodrilos como animales domésticos. En el estanque del templo de Sobek, en Arsínoe, vivía un cocodrilo sagrado, al que se le daba de comer, se le cubría de joyas y se le rendía culto. Cuando los cocodrilos morían, eran momificados y embalsamados y los ponían en sarcófagos y enterrados en una tumba sagrada. Han sido hallados cocodrilos momificados en sepulturas egipcias, incluso huevos de cocodrilos embalsamados.

Actualmente, los pescadores nubios ponen cocodrilos disecados en los umbrales de sus puertas para prevenir el mal. En ocasiones también se relacionó al cocodrilo con Seth, el dios el mal.


Los ojos, los oídos y las ventanas de la nariz están sobre la cabeza, pudiendo estar sumergido en el agua más de dos horas. Los cocodrilos del Nilo pueden mantener una velocidad de 17 km/h durante varios kilómetros. Saltan del agua impulsándose con la cola y los más grandes pueden propulsarse sobre sus patas traseras para atrapar a sus presas.

Están en riesgo de desaparecer a causa del exterminio ocasionado por el humano.





A este que le falta una pata, es un cocodrilo marino:









En Burundi hay un cocodrilo del Nilo muy famoso, se llama Gustave, hicieron una película y todo, en los últimos 20 años lleva matados a unos 60 negros.


-Esto me recuerda un post que puse el en 2013 sobre el cocodrile, una enfermedad nueva que tienen los drogadictos rusos, voy a ver,  ah no!! es krokodile.

1 comentario:

  1. Como para intentar domesticarlo como hacia cocodrilo dandí..

    ResponderEliminar