31 marzo 2018

Restaurante legal sirve carne humana.-

"Resu ototo no shokuryohin" (hermano comestible) es como se llama el local, está en Tokio, por supuesto, dónde se ha inaugurado hace poco el primer restaurante caníbal del mundo.


Ubicado en una zona alejada del centro de la capital nipona, pero muy transitada por los comensales curiosos que van buscando nuevos sabores. El sabor de la carne humana es parecido al cerdo, pero con una textura más dura, siendo la parte más tierna el glúteo.

La nueva legislación japonesa que se aprobó en 2014, dice que es legal el consumo de carne humana en locales dedicados a tal efecto, aunque todo tiene que estar muy cuidado, tanto a nivel sanitario, como en lo que al origen de la carne se refiere.

La carne se compra a personas que deciden vender sus cuerpos antes de morir para ser consumidos.

Existen diferentes tipos de venta, la más habitual es la preventa mensual, o sea, que reciben una pensión todos los meses, lo que una persona puede ganar vendiendo su carne a este restaurante puede llegar a los 33.000 dólares.

Esta remuneración sólo se produce si el donante fallece joven y emplea la fórmula de pago con su familia, por la cuál, el muerto no disfruta del dinero, si no su familia.

Además el futuro fiambre, debe comprometerse a seguir un tratamiento médico especial, que previene el deterioro de la carne cuando la muerte se produce de forma natural.

Los platos en este restaurante valen unos 1.500€ de media.


-Me río yo cuando hay gente que dice que los japoneses nos llevan años de evolución. Se comen los pescados agonizando, le cortan la aleta al tiburón y luego lo dejan vivo que se hunda en el mar y ya lo que les faltaba era comerse la carne humana de desesperados que necesitan dinero con urgencia.

Puede que sí, puede que nos lleven años de evolución en enfermedades mentales.

2 comentarios:

  1. No hombre... Esa noticia está desmentida. Que los japos sean unos bárbaros en algunos aspectos y en otros parezcan unas mariconas es una cosa. Pero comer carne humana no.
    Hay muchas fuentes y noticieros que lo desmienten.
    Vorkutá y en los Gulags de Siberia, si. Dicen que se escapaban de tres en tres porque uno era la comida. Eso sí está documentado. Sería interesante que escribieras algo sobre ello.

    ResponderEliminar
  2. He estado en ese restaurante, mi trabajo me costó encontrarlo, pero al final la probé, sabe a pollo.
    Claro que, a saber si era pollo de verdad, porque una vez en la feria pedí un "algo" que no era ninguna carne probada anteriormente, sabía a carne de gato. Lo sé porque también los he probado.

    ResponderEliminar