30 mayo 2018

Skelling, la isla de las películas Star Wars.-

Skellig Michael, es una isla que está situada al suroeste de Irlanda, a 11 kilómetros de la costa del condado de Kerry. Tiene forma de pirámide y es visible desde la costa. Con una superficie de 0,21 Km2, teniendo el punto más elevado a 220 metros sobre el nivel del mar.


Esta isla tiene de especial que en la Edad Media se construyó un monasterio para alojar a una comunidad de monjes. El mini-monasterio está ubicado en una terraza de la pirámide a 180 metros de altura.

Hay una referencia a este sitio, escrita al cenobio que aún se conserva, es del siglo VIII, se recoge el fallecimiento de un monje que se llamaba Suibhini de Skelig. Las leyendas le atribuyen la fundación de la abadía al santo Fionán en el siglo VI.

La isla vista desde el océano Atlántico. Las ruinas que se ven a la izquierda son el faro antiguo, que fue reemplazado por el faro nuevo que se ve a la derecha. En segundo plano, se ve una isla contigua de menor tamaño Little Skellig, nunca estuvo habitada. Y al fondo la costa del condado de Kerry:


El monasterio tiene 2 oratorios y 6 "clocháns" o cabañas de piedra en forma de chimenea, típicas de la costa sur de Irlanda, que eran celdas dónde vivían los monjes enclaustrados.

Tenían un sistema de cisternas para recoger y purificar el agua, un mini-cementerio y unas escalinatas esculpidas en la roca de 650 escalones, que permiten ascender desde el mar hasta el monasterio. En el recinto se pueden encontrar numerosas cruces talladas en baldosas.

Una de las embarcaciones que llevan y traen turistas. El embarcadero es lo que se ve a la izquierda. No hay pasarelas, para bajarse del bote hay que saltar. La senda sinuosa que asciende por la ladera, es la escalinata que lleva al monasterio en lo alto. Desde el embarcadero sale otro camino lateral que bordea la isla, si se sigue, se llega a los faros. El nuevo faro cuenta con una plataforma para que puedan aterrizar helicópteros:


En la Edad Media se construyó una iglesia, una ermita y en el siglo XIX, el primero de los faros.

La abadía nunca estuvo habitada por más de 12 monjes y el abad, que hacían vida de oración y penitencia eremita, por medio de el ayuno forzoso, el aislamiento y la hipotermia.

A medida que se asciende por la escalinata, las vistas comienzan a ser espectaculares, toda la isla en general permite contemplar paisajes impresionantes:


Los monjes se alimentaban básicamente del pescado que capturaban cuando la marejada lo permitía, huevos de gaviota y los vegetales que lograsen cultivar.

El avituallamiento desde tierra no era muy frecuente, porque la mala mar y el mal tiempo sólo dan algo de tregua en verano. El resto del año, los monjes se quedaban aislados en la roca, asegurándose la reclusión ascética, pero no la auto-subsistencia, ni la supervivencia al frío y a las continuas tempestades.

En la imagen se ve el mini-cementerio y las cabañas en forma de colmena, ahí vivían los monjes:


En la isla no hay un árboll, ni madera para hacer leña. Los frailes racionaban el combustible que le traían desde tierra firme, para que les durase todo el año, hasta el próximo verano.

Ya me estoy imaginanco el aspecto del cenobita de Skellig, demacrado y famélico por la escasez de alimentos, la falta de vitaminas y el frío.

Los clocháns vistos desde atrás. Al fondo, Little Skellig e Irlanda:


En los "Anales de Inisfallen" se registró un ataque vikingo en el año 823. La iglesia de Saint Michael, consagrada a San Miguel, data del año 950.

El monasterio estuvo habitado permanentemente en los siglos XII y XIII, pero clima se volvió más frío y propenso a las tormentas, por lo que la isla se quedó abandonada cuando los monjes tuvieron que ser trasladados a la abadía Ballinskelligs, en tierra firme.

La isla estuvo deshabitada hasta que se construyó un faro en 1.826, ahí vivía el farero. Más tarde se instaló una segunda atalaya más moderna y con más personal.

Se diría que la isla era un lugar bastante "tokiano", que fue declarada reserva natural protegida y patrimonio de la humanidad, hasta que el sitio apareció al final de la película Star Wars: The Force Awakens, El despertar de la fuerza, en 2015 y otra vez en el 2017, en el inicio de Star Wars: The Last Jedi.

Los personajes de Star Wars, Luke Skywalker y Rey en Skellig, que en las películas sería una isla del planeta Ahc-To:


En estas películas de las guerras de las galaxias, Mark Hamill personificaba a un Luke Skywalker convertido en Jedi anacoreta, morador de la isla.

La filmación para el primer metraje, (episodio VII de la saga), The Force Awakens, se realizó en julio del 2014, durante 4 días. En septiembre del año 2015, se rodó de nuevo en Skelling durante la pre-producción de The Last Jedi, (episodio VIII). También duraron 4 días estas tomas, las cuales hubo que suspender por el mal tiempo.

Luke Skywalker y Rey, de nuevo en el planeta Ahch-To, aunque esta imagen tiene truco. Cuando se suspendió uno de los rodajes en Skelling por el mal tiempo, se recreo el monasterio en otra localización. Parte de las escenas que se ven en las películas son realmente de Skellig, otras no:


El episodio 7, The Force Awakens, fue estrenado el 14 de diciembre de 2015. Hubo una filtración a la prensa confirmando que el rodaje en Skelling del 2015 era material para la siguiente película, el episodio 8. 

Esto significa, que antes de que se produjera el estreno de la primera película en la que aparece la isla, ya se habían realizado las primeras filamciones para esta y la siguiente. Otro de los escenarios dónde se rodó el film Star Wars.

Una de las consecuencas de las dos películas, es que Skellig Michael se ha convertido en un lugar de peregrinación de fans de la saga Jedi.

Hasta el estreno del episodio 7, en diciembre del 2015, sólo se habían concedido licencias a 4 pequeñas embarcaciones para realizar visitas turísticas a Skelling, limitadas por motivos de seguridad a los meses que van entre mayo y octubre, ambos incluidos. El billete costaba 60€.

La isla con mar picada es inaccesible y se cierra a los turistas:


Eran visitas de caracter cultural, para unos pocos turistas entendidos, se podían ver los restos de un monasterio de ascetas medievales, patrimonio de la humanidad, reserva natural y santuario de diversas especies de aves marinas que anidan allí, además de un entorno incomparable.

A partir del episodio 7, se produjo una avalancha de turistas vestidos de Chewbacca, de caballeros Jedi eremitas y de gente llevando un sable láser de plástico para hacerse fotos en el planeta Ahch-To. Un total de 12.500 visitas en el 2016.

Otra vista del monasterio:


En el año 2017, antes de que se estrenara el episodio 8, ya se habían resgistrado 19.800 visitas a Skellig. La flota de 4 botes, se incrementó a 20 porque no daban a basto. Durante los meses en los que se permite el acceso a la isla, esto hace una media de 6.000 visitas mensuales, el equivalente a 200 turistas diarios.

La cifra es todavía baja, si la comparamos con el potencial turístico, ya que Irlanda recibe 11.000 millones de turistas al año, factor al que habría que sumar la publicidad a nivel mundial de las películas de Star Wars.

A la izquierda, una mapa de Skellig anotado en francés. A la derecha, Irlanda junto a la Pérfida, la flecha marca la situación de la isla en el mapa. Está enfrente de la costa sureste de Irlanda:


Ya han surgido las primeras voces pidiendo la prohibición de turistas a Skellig, aunque el acceso ya está de por si limitado, pues los pequeños botes sólo pueden llevar y traer grupos de 15 personas en cada viaje, los días que el mar lo permite de mayo a octubre. Está por ver si al final prevalece los ingresos por el turismo o el instinto de la conservación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario