24 mayo 2018

Yacumama, la serpiente más grande del mundo.-

Los tira-flechas que viven cerca de la Amazonia, hablan de enormes serpientes que miden 50 metros de largo. Cuentan que las cabezas de estas criaturas alcanzan los 2 metros de ancho. Derriban a sus presas escupiendo explosivos chorros de agua, van derribando árboles a su paso y cambian el curso de los afluentes de pequeños ríos cuando los cruzan. Los guacamayos de Sudamérica, llaman a estas serpientes Yacumama.


Imperios han surgido y caído en medio de misteriosos enigmas que quedaron sin resolver a través de los siglos. Los aztecas de México convirtieron a uno de estos bichos en dios: Quetzalcoatl.

Pintura ancestral de Quetzalcoatl zampándose a un indígena:


Herpetólogos europeos y americanos hicieron caso omiso de las habladurías de los payos-ponys (es como los gitanos llaman a los panchitos); tomándolos como mitos o como referencias a la gran boa acuática, la anaconda.

Por lo visto, también habían otras serpientes gigantes, como la Sachamama y el Minhocao.

Los nativos llevando una anaconda para echarla en la sopa:


En el año 1.906, el explorador Percy H. Fawcett, juró haberse encontrado con una anaconda gigante mientras viajaba por el río Amazonas, disparó a la criatura y observó como agonizó, (porque claro dejarla viva, ni se le pasó por la cabeza).

Voy a ver el careto del tipo:


Ah bien, ahora se explica todo.

Él contaba: "Caminamos en tierra y nos acercamos al reptil con precaución. Estaba inmóvil, pero los escalofríos siguieron corriendo arriba y abajo por el cuerpo, como soplos de viento sobre la loma de una montaña. En cuanto nos fue posible, le medimos una longitud de 14 metros, yacía fuera del agua y 5 metros en ella, teniendo una longitud total de 19 metros. Ejemplares como este no pueden ser muy comunes, pero los senderos en los pantanos, alcanzan un ancho de 2 metros y apoyan las declaraciones de los indios y los recolectores de caucho, que la anaconda a veces alcanza un tamaño increíble, eclipsando el disparo que le hice a esta. La Comisión de fronteras brasileña, me dijo que mataron a una en el río Paraguay, que era superior a 25 metros de largo".

Fawcett fue agasajado con relatos de anacondas gigantes, que medían más de 30 metros. Imagen que fue publicada en el diario de Pernambuco, el 24 de enero de 1.948:


Dos hermanos, Mike y Greg Warner, hicieron una expedición por las selvas del Amazonas, buscando evidencia de estas serpientes. Aunque la expedición no fue concluyente, registraron senderos de serpientes gigantes y tomaron testimonios de nativos que juraban por sus antepasados haber visto la Yacumama.

Mike Warner, uno de los hermanos:


Los nativos hablan de ella como de una enorme serpiente que "lleva su agua con ella" (como escupe agua).

Los dos hermanos viendo que la primera expedición no sacaron nada concreto, recaudaron nuevos fondos (me pregunto quién dará estos fondos para semejante chorrada, bueno, ZP daba fondos también para cualquier tontería).

Serpiente capturando antílopes cerca del río Amazonas:


Durante la segunda expedición, Warner tuvo más éxito y fotografió áreas donde vive la Yacumama, las lagunas que se forman cerca de los ríos, sus trincheras y fotografió algunas gigantescas serpientes, no la Yacumama, pero igual de imponentes.

Esta fotografía gustó mucho a los investigadores del National Geographic Society, en ella se muestra un sendero de árboles de gran altura derribados, seguro que los tiró la Yacumama, junto al afluente del río Amazonas:



Otros avistamientos han incluido descripciones de la serpiente con cuernos que le salían de la cabeza. Esta característica tan peculiar, ha sido mencionada en multitud de informes de observadores independientes a lo largo de la Amazonia. Por lo que han llegado a la hipótesis, de que la Yacumama, puede ser una versión prehistórica de las cecilias de hoy en día. Tienen un surco a ambos lados de la cabeza, que contiene tentáculos retráctiles. Veamos el vídeo de una cecilia, (se alimentan de lombrices):



Serpiente fotografiada en Brasil, de 35 metros de larga, 75 centímetros de ancha y 5 toneladas de peso:


La mayoría de testigos que han visto a una Yacumama, no han dedicado mucho tiempo a estudiarla, han pasado a su lado por casualidad y luego han corrido por su vida.

La Yacumama, busca a sus presas en la confluencia de los ríos (dónde se juntan).

-En estos casos siempre digo lo mismo, con lo avanzada que está la tecnología hoy día, cualquiera tiene un móvil que hace fotos estupendas y este tipo de situaciones, Yacumamas, Ovnis, Reptilianos y demás, siempre están borrosos y hay que verlos con dificultad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario